Listin Diario Logo
17 de octubre 2021, actualizado a las 05:13 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 19 de diciembre de 2020

MENSAJE

Sí o no

  • Sí o no

    Confiar significa acoger. Es decir, SÍ a su oferta de amistad, ésta, es un amor acogido, aceptado. ISTOCK

Luis García Dubus
Santo Domingo, RD

Trujillo me mandó a llamar y tuve una entrevista con él hoy,” – me dijo Alejandro Rodríguez confidencialmente, y nervioso – “el jefe me propuso, que yo fuera espía para él, y me aseguró que sería muy bien premiado por eso...”, por esto vengo a consultarte.

Esa noche mi amigo Alejandro se fue tranquilo, decidido a responder que estaba “sumamente agradecido por esa oportunidad,” pero que realmente él no servía para eso.

No vi más a Alejandro. Mi consejo le costó la vida. Verdaderamente aquello era una oferta impositiva: exigía un SI.

Curioso es que Dios, siendo infinitamente más poderoso que aquel tirano, no se impone a nadie. Ante su OFERTA de AMISTAD a usted y a mí, estamos en total libertad de decir SI o de decir NO.

El evangelio de Lucas 1,26-38, nos habla de una muchacha de unos catorce años que recibió de Dios una oferta tremendamente comprometedora.

Había la posibilidad de que, de aceptarla, ella fuera apedreada hasta la muerte.

La muchacha preguntó. Quería entender bien. Y luego, hubo un corto silencio. Dice un autor llamado Cabodevilla, “el tiempo se detuvo, la historia se quedó en suspenso”.

Y luego dijo SI. O mejor, dijo HÁGASE.
Y desde entonces “todas las generaciones la han llamado bienaventurada, feliz, dichosa.”

Es asombroso que una muchacha pudiera decir a Dios SI o NO, pero así fue, y así sigue siendo.

A ella, le ofreció ser Su madre; a usted y a mí nos ofrece ser sus hijos y sus amigos.

Y es sorprendente que usted y yo tengamos el poder de decir SI y de decir NO, a la oferta de amistad que nos hace Dios, en este preciso momento de nuestra vida. Pero esto demuestra cómo Dios nos respeta a usted y a mí.

Al aceptar la oferta de amistad de Dios, escuchamos:

“Yo seré para él un Padre, y él será para mí un hijo”
(2da. Samuel 7,14)

Y esta promesa será garantía de su integridad, de su esperanza y de su paz.

La pregunta de hoy
¿Cómo se logra la amistad con jesucristo?

Si usted la desea, su mismo deseo es ya una petición. Y hacer dos cosas: escuchar y confiar.

ESCUCHAR es hacer silencio. Dios habla en voz muy baja, y el susurro, sólo puede escucharse en el silencio.

CONFIAR significa acoger. Es decir, SÍ a su oferta de amistad, ésta, es un amor acogido, aceptado.

“Toda la grandeza de este mundo no vale lo que vale una amistad” expresó Voltaire. Imagine usted ahora lo que vale la amistad con el Señor.

Sólo tiene que decir SI, y dejarse amar por Dios. Él se encargará del resto.

Lo mejor que puede pasar, es que se haga en usted la voluntad de Dios, Él lo ama a usted más de lo que usted se quiere a sí.


Más en Religión/Senderos