Listin Diario Logo
21 de septiembre 2020, actualizado a las 06:00 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos viernes, 01 de mayo de 2020

Dos minutos

El auténtico líder

  • El auténtico líder

    Podemos imitar a Jesucristo. Porque Él está vivo y presente ayudándonos a hacerlo. ISTOCK

Luis García Dubus
Santo Domingo, RD

 En evangelio de hoy aparece el Señor dicién­donos, qué cla­se de líder es Él, Él utiliza la imagen de “el buen pastor”.

En primer lugar, Él dice que este líder está intere­sado en el bien de los que lo siguen, no en su propio bienestar.

Y se compara con líderes falsos, de quienes dice que “no vienen más que para ro­bar, matar y explotar”. Sin embargo de sí mismo afir­ma: “Yo en cambio he ve­nido para que tengan vida y estén rebosantemente vi­vos”. (Juan 10, 1-10)

Este líder dijo que no de­sea usarnos desea servirnos, para darnos Vida a noso­tros. Y que, está dispuesto a dar su vida por sus seguido­res. Y esto, añado yo, no só­lo lo dijo, sino que lo hizo.

En segundo lugar, Él di­ce que este líder “conoce a sus ovejas por su nombre”.

Es decir, el Señor lo cono­ce a usted por su nombre, lo distingue, y lo ama particu­larmente.

Saber que Jesús es mi amigo íntimo da funda­mento a mi vida.

La pregunta de hoy
Los líderes actuales, ¿Pueden imitar a jesús?

Tomemos el campo fa­miliar: Si un padre o una madre imita a Jesús, que­rrá y procurará lo mejor para sus hijos, establecerá una comunicación basada en el cariño y en el respe­to, y será un líder respon­sable y cariñoso. Conoz­co muchos así, ellos están contando con la ayuda per­sonal de Jesucristo para lo­grarlo.

Vayamos al campo em­presarial. ¿Es posible este estilo de liderato en ese tan competitivo y “mundano” ambiente? Conozco una empresa, a la cual he ase­sorado para aumentar el li­derato de sus gerentes y su­pervisores.

Uno de ellos me dijo en una ocasión: “Don Luis, me llamó por teléfono perso­nalmente el mismo Don J., presidente de la compañía, para preguntarme si yo po­día tener la amabilidad de pasar por su despacho al día siguiente y que si esta­ba bien conmigo que fue­ra a las 4:00 p.m. ¿Cómo es posible, Don Luis que “esta gente” trate a un subalterno con tanto respeto y conside­ración…?

Con una sonrisa, le con­testé:

Porque “esa gente” tiene a Jesucristo como su Maes­tro y Señor, y son personas humildes cuya amabilidad no ha sido afectada por su éxito económico. ¿Y los au­ténticos  líderes políticos? Ellos hacen suya esta expre­sión del Rey David: “Ten­go siempre presente al Se­ñor. Con Él a mi derecha no vacilaré”. Y son líderes del pueblo, siendo súbditos de Jesucristo, quien los prote­ge de hacerse esclavo de los aduladores.

Sí, amigo, podemos imi­tar a Jesucristo. Porque Él está vivo y presente ayu­dándonos a hacerlo. Puedo asegurarle, que las familias, las empresas, comunidades y países de los auténticos lí­deres que imitan a Jesucris­to, están siendo bendecidos abundantemente por Él. Cuente con eso.


Más en Religión/Senderos