Listin Diario Logo
18 de septiembre 2020, actualizado a las 12:53 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 18 de abril de 2020

Dos minutos

Las muertes aparentes

  • Las muertes aparentes
Luis García Dubus
Santo Domingo, RD

 Fui a la funera­ria, me paré frente al ataúd de mi querida amiga Chea, y cometí una estupidez, pues pensé que estaba muerta, y que en adelante sólo vi­viría en mi memoria. Para una persona que ha creído en Cristo, esta es una estu­pidez.

En medio de mi tristeza por perderla recordé que ella sólo había terminado esta pequeña etapa de su vi­da, y que su cuerpo sólo es­taba descansando, después de haber dado tanta alegría y cariño a los demás, hasta que un venturoso día des­pertará y nos volveremos todos a encontrar y a reír con ella por siempre.

Esto es lo que Jesucristo, en quien creemos, nos ha asegurado de palabra y de obra, él fue el primero que resucitó al tercer día, y pa­só  cuarenta días aparecién­dose a María Magdalena, a Pedro y a Juan, a todos los apóstoles, y una ocasión a más de quinientas personas juntas.

Nosotros los seres huma­nos tenemos un grito inte­rior: no nos queremos mo­rir, NECESITAMOS una vida que no esté amenaza­da por la muerte.

Pues ¡ya la tenemos!!!

“Fe en la resurrección de Jesús asegura que hay un futuro para cada ser huma­no… ¡Dios existe! Este es el mensaje real de la Pas­cua. Papa Benedicto XVI

En realidad, gracias a nuestra fe en Jesús, ya he­mos resucitado.

“Hermanos; ya que han resucitado con Cristo, bus­quen los bienes de arriba donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; as­piren los bienes de arriba, no a los de la tierra… por­que su vida está con Cris­to, escondida en Dios”. (San Pablo a los Colosen­ses 3, 1-4)

En efecto, la próxima vez que usted vaya a una funeraria y contemple el cuerpo de un ser querido, recuerde que él o ella, solo está des­cansando, porque su vida “está escondida en Dios” y algún día, no muy lejano volveremos a gozar de una felicidad indescriptible que no terminará nunca. Esta es la gran noticia que nos ha traído Jesús el Hijo de Dios en quien creemos y confia­mos plenamente.

LA PREGUNTA DE HOY

¿Cómo hay que fajarse pa­ra lograr ganarme esta vi­da eterna?

Usted no tiene que “fa­jarse a lograr” nada, pues­to que esta vida eterna es un regalo que nos hace Dios por los méritos de Je­sucristo, su hijo amado. La fe en Él es lo que nos salva, y cuando uno cree en una persona, se lleva de lo que dice: Lógico, ¿no? Cristia­no es quien entrega su vo­luntad a Cristo y en todo le pregunta: “¿Qué Tú quieres que haga…?


Más en Religión/Senderos