Listin Diario Logo
19 de octubre 2019, actualizado a las 05:52 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 17 de agosto de 2019

MENSAJE

La confianza en Dios

  • La confianza en Dios

    La cercanía de la liberación suscita una sensación de esperanza. ISTOCK

Luis García Dubus
Santo Domingo

A qué tiene usted miedo en este momento? Creo que cada persona puede dar una respuesta diferente a esta pregunta: una enfermedad, una situación familiar, la falta de seguridad, la situación económica, un dolor, etc.

¿Cuál sería su respuesta particular? ¿Cuál es su miedo hoy? La muchacha que se está casando, el hombre que va a solicitar empleo, la joven que va a dar a luz, la persona que entra al consultorio de un dentista, la que aborda un avión, la madre que tiene a su hijo enfermo, el padre que no está seguro de producir suficiente.

Miedo a vivir hoy, en estas circunstancias, y miedo a morir mañana, en cualquier circunstancia. Miedo a decir no. ¡Y miedo a decir sí! ¡Qué lío este! ¿Es que acaso somos los esclavos del miedo? ¿Será esto algo irremediable? En el evangelio de Mateo y Lucas el Señor habla de una situación de miedo. Sin embargo, dice también el evangelio que, en medio de su miedo, el hombre “lo verá venir con gran poder y majestad”, y añade qué es lo que tenemos que hacer, con miedo y todo: “Pónganse derechos y alcen la cabeza, que se acerca la liberación”.                                                  (Lucas 21, 28).

Este anuncio de que se acerca nuestra liberación, si entendemos lo que significa, suscita en usted y en mí una poderosa sensación de esperanza. Pero también es cierto que se acerca la liberación, y que el miedo solo se debe a que estoy todavía muy aferrado a cosas y a valores falsos, los cuales nunca me darán la seguridad ni la paz que tanto ansío.

Se acerca mi liberación, y es un regalo. Lo único que tengo que hacer es “estar despierto” (Mateo 24, 44) para abrirle la puerta confiadamente al Señor en cada momento en que venga a mi vida en forma de un mensaje, de una breve luz de esperanza... de una paz interior que quizás no dure tanto como yo quisiera, pero que yo sé que estuvo allí, porque eso es una experiencia inequívoca...  Poco a poco, en base a “estar despierto” (alerta a las manifestaciones del Señor en mi vida), y “alzar la cabeza”. abriéndole la puerta cada vez que Él quiera entrar, iré comprendiendo que, en realidad, Él está allí presente, dentro de mí todo el tiempo.


Más en Religión/Senderos