Listin Diario Logo
06 de diciembre 2019, actualizado a las 07:46 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 10 de agosto de 2019

MENSAJE

Dos Minutos: Vivimos durmiendo y con miedo

  • Dos Minutos: Vivimos durmiendo y con miedo
Luis García Dubus
Santo Domingo, RD

Seguramente conoce esta historia, pero se la voy a contar de todas maneras, es muy corta. Una turista que fue a la India a ver a Teresa de Calcuta estaba observándola mientras esta limpiaba a un leproso. Cuando terminó, le dijo: “Yo no hago eso ni por un millón de dólares”. Y la madre Teresa respondió: “Ni yo tampoco”.

¿Qué relación tiene este ejemplo con personas normales como usted y yo? Tanto ellos como usted y yo pertenecemos al mismo “pequeño rebaño”. La diferencia es que ellos están más despiertos, y parecen haber visto algo que yo, desde mi prisa y mi miedo, apenas vislumbro.

En el evangelio de Lucas 12, 32-48 el Señor nos dice: “No temas, pequeño, rebaño, porque a su Padre le ha parecido bien darles a ustedes el reino”.

En esta revelación el Señor nos está animando a que despertemos a estas tres realidades: 1- Pertenecemos a su pequeño rebaño, 2- Dios es el Papá suyo y mío, y 3- No tenemos que tener miedo alguno, porque Él ha tenido a bien darnos el reino, como lo da un rey a sus hijos.

¡Miedo! ¡Con cuánto miedo vivimos! En una reunión familiar que hiciéramos, mi hijo Carlos dijo: “Yo pienso que, pasados algunos años, nos reuniremos nuevamente todos ya en la otra vida, y nos reiremos muchísimo de todos los miedos que teníamos”.

Tiene razón. ¡Cuántos miedos! ¿Verdad? ¿Usted se imagina lo que usted haría, si no tuviera miedo?

La pregunta de hoy
¿Cómo liberarnos del miedo? La expresión “no tengan miedo” aparece 365 veces en la Biblia, y la manera de liberarnos: despertar.

Adán y Eva estaban despiertos. Ellos podían ver a Dios todos los días y conversar con Él personalmente.

Ahora está reconocido que el ser humano ha perdido esa visión. Tenemos que despertar. El propósito de la religión es este: mostrarnos a Dios presente, quitar las escamas de nuestros ojos, despertarnos.

Las personas normales pueden percibir y experimentar la presencia de Dios en sus vidas cada día. Solo necesitamos creer en Jesucristo amando y sirviendo a los demás.


Más en Religión/Senderos