Listin Diario Logo
20 de marzo 2019, actualizado a las 07:53 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 16 de febrero de 2019
0 Comentarios

DOS MINUTOS

¡Cómo! ¿pobres?

  • ¡Cómo! ¿pobres?
Luis García Dubus
Santo Domingo

Según el evangelio de San Lucas 6: 17, 20-26

El evangelio de hoy está escrito en palabras misteriosas que nadie entiende. Yo averigu¨é una vez algo (no todo) de lo que significaba, y ni siquiera me atrevo a decirlo, no vaya a ser cosa que crea usted que me he vuelto loco.

Pero no lo dije yo. Fue el Señor en persona quien tuvo el atrevimiento de expresar una serie de ideas tan en contradicción con nuestra verdad, que no entendemos nada. Por ejemplo, dice Él que el dinero no da la felicidad.

Imagínese, cualquiera no sigue leyendo, ¿verdad? Pero hay más. Luego se atreve a afirmar que tampoco el prestigio produce felicidad. Y más adelante añade que el poder tampoco sirve para hacernos felices.

No sé usted, pero esto para mí resulta muy complicado. Si el dinero no da la felicidad, ni el prestigio ni el poder tampoco... ¿qué rayos estamos haciendo entonces?

Porque, evidentemente, nadie quiere ser desgraciado, y trabajamos como locos con tal de ganar dinero, ser importantes, tener el mando... Pero... ¿somos felices?

El Señor nos da hoy cuatro fórmulas para alcanzar la felicidad, y asegura que ésta sí es la manera de conseguir ser dichosos en esta vida.

Ahora, si Él, siendo nuestro Maestro, nos reveló estas fórmulas de la felicidad, ¿cómo se explica que nosotros los que escuchamos con confianza, no hayamos logrado ser todos felices?

La razón es que no hemos entendido lo que Él quiere decir, o, peor aún, lo hemos entendido al revés.

Por ejemplo, la primera fórmula que nos da el evangelio de hoy dice que si queremos ser dichosos, seamos “pobres”, porque así “tendremos a Dios por Rey”, y “el reino de Dios será de nosotros” (Lucas 6,20). Imagínese usted, esto de meterse a pobre para lograr ser felices parece una absoluta contradicción.

Es como si el evangelio, en vez de ser una “buena noticia”, fuera una noticia mala; como si en vez de ser una fórmula para ser felices, fuera un llamamiento al sufrimiento. ¡Qué concepto tan incompatible con un Dios Padre amoroso!

¿Qué quiere manifestar el Señor cuando nos dice que seamos pobres si queremos ser felices? ¿Qué significa “pobre” en la boca del Señor?

Pobre es la persona que se da cuenta de que necesita a Dios, de que estaría desamparado sin Dios. Porque sólo el amor de Dios puede hacerlo feliz.

¿Lo quiere usted aún más simple?

Rico es la persona soberbia, que solo vive para darse importancia.

Pobre es la persona humilde y sencilla aunque posea bienes.

La pregunta de hoy ¿qué tengo que hacer para ser más feliz?

Lo primero es aceptarse a sí mismo. La autoaceptación es un acto de fe. Y amarse a sí mismo es un acto de humildad.

“Un sólo acto de autoaceptación vale más que mil rosarios y diez mil golpes de pecho”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Religión/Senderos