Listin Diario Logo
22 de enero 2019, actualizado a las 09:09 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC30ºC
Religión/Senderos domingo, 09 de diciembre de 2018
0 Comentarios

SENDEROS

Batallas del bien y el mal en nuestro interior

Lesbia Gómez Suero

Ocultos en el fragor del alma, se encuentran viviendo con el hombre los aspectos de “bien y mal” (cielo e infierno). Muchos en cambio se empeñan en darles morada física; sin embargo, son los mismos estados de conciencia.

Decía a esto un gran filósofo: “Conócete a ti mismo”. Descubrirás que todo el Cosmos te integra. El amor te envuelve. El mal como dolor te acosa, te sojuzga.” Por tanto, para a esta aguerrida dualidad es a la que tenemos que batallar de manera consciente y audaz.  Para lograrlo, se tienen a mano las enseñanzas que otorgan el conocimiento de las leyes universales que nos rigen, y diseñan el sendero iniciático de conquistas y realización integral del ser.

 A través de esta lucha, es que el hombre manifiesta sus expresiones buenas o malas como adjetivos, y determinismo   en sus conductas; y estas son las que pautan como premisas en el ser, actúan como costumbres o las acciones en las sociedades del mundo. Se dice, además, que las sociedades actúan como la ley de causa y efecto; arbitra y devuelve a sus miembros lo que recibe de sus estructuras psicofísicas; toda vez que lo que mueve a la acción, son las proyecciones de los íntimos pensamientos que emite el hombre sin control, que califican los sentimientos, y mismos, se hacen fundamentos de conductas. No pudiendo este sustraerse de sus marcados efectos, hasta tanto no trasforme sus pensamientos, que presionan y califican los sentimientos en buenos o malos. Ya lo citó Mahatma Gandhi, y lo enfatizó: “Las grandes luchas, se llevan a cabo en el interior del hombre, es ahí donde se batalla”. Consecuente a esto se infiere que son estos los aspectos antagónicos que demarcan las conciencias superior e inferior que buscan liderar al ser.

 Aquí se podría inferir con relación a lo citado arriba que esto se compara a las enfermedades en el hombre; las mismas se incuban y tienen su desarrollo patológico en el interior de su anatomía; que luego se manifiesta en el cuerpo con su correspondiente morfología; que muchas veces, cuando se hace expansiva se convierte en pandemia afectando a la humanidad. Con lo indicado entonces se comprende, que el alegre carnaval o el triste drama que vive el hombre, no son más que las morfologías de los sentimientos y pensamientos que origina dentro, y que se expresan al exterior, haciendo con ello sus respectivas pandemias con mucho dolor y sufrimientos, afectando a todo el conjunto de vida y sus productos.

 Es entonces, que consciente el  hombre de esto,  tiene la responsabilidad de libertarse de la trampa que le tiende siempre el ego o conciencia inferior, y enrumbarse a realizar un trabajo interno, descubriendo en sí mismo, que no es el cuerpo, ni la mente; que  sí en cambio es un ser divino, a hechura,  imagen y semejanza de Dios, donde mora la más alta condición de gozo “La plenitud o Cielo” y es ahí que reside el Ángel de su conciencia superior y que por ende, este estado se le otorga a la conciencia que se autorrealizó en el sendero del amor, servicio con obras y con el  conocimiento de Dios.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Religión/Senderos