Listin Diario Logo
28 de enero 2023, actualizado a las 01:26 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 03 de diciembre de 2022

Crisis, heroína y sida

  • Crisis, heroína y sida
Aliany Concepción Abreu
+34 600 89 53 23

Los primeros casos de sida fueron registrados en Estados Unidos durante la década de 1980, pero no fue hasta el 1988 cuando se realizó la primera campaña educativa para la prevención del VIH, la cual consiguió parar de forma parcial las consecuencias devastadoras del virus en distintas partes del mundo.

La hipótesis más aceptada de contagio a nivel científico es la zoonosis africana (del chimpancé al hombre). Se especula que en los años 1920 en República Democrática del Congo ya se habían registrado casos, y luego se extendió al resto del mundo en los años 60. Los expertos estiman que la vía de transmisión pudo ser durante las cacerías, al entrar en contacto directo la sangre de la presa con el hombre con heridas abiertas por la misma actividad.

Aquí en España, en los años 1980, existió un aumento del consumo de drogas inyectadas, específicamente la heroína y por lo tanto un aumento en poco tiempo de contagios de la enfermedad. Imaginemos una epidemia (la crisis de la heroína) ya de por sí difícil, pero ligada al placer, más difícil aún, fue entonces cuando se elaboraron en el sistema público español programas eficaces para dar asistencia a este tipo de pacientes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de 37 millones de personas viven con VIH al día de hoy en el mundo.

Cada 1 de diciembre a nivel mundial se conmemora el Día Mundial del Sida, este año el lema es: "Desigualdades peligrosas", ya que, según la OMS, "las desigualdades están obstaculizando poder acabar con el sida".

Están en juego la salud y el bienestar de millones de vidas, y que según el informe de ONUSIDA, “actuar con urgencia sobre esta problemática de salud es la única manera de alcanzar la igualdad”.

Es evidente que aún existe estigmatización sobre esta epidemia, y esto no lo podemos conseguir solamente el personal sanitario, los gobiernos tienen la obligación y la responsabilidad de cumplir con los objetivos acordados de la agenda 2030 de poner fin al sida, ya que es una amenaza para la salud pública. "Los líderes mundiales deben actuar con un liderazgo audaz y responsable".

Quedan tan solo 8 años para el 2030, hagamos que sucedan las cosas y empecemos desde la individualidad a protegernos para parar esta epidemia. La prevención es el arma más potente, seguir trabajando desde cualquier ámbito y dar visibilidad a esta problemática y, sobre todo, exigir nuestros derechos como ciudadanos.

www.doctoraconcepcion.com