Listin Diario Logo
07 de agosto 2022, actualizado a las 08:07 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 14 de junio de 2022

IDEANDO

Reflexiones mediáticas

  • Reflexiones mediáticas
Heddel Cordero
Las empresas que subesti­man los me­dios tradicio­nales y le dan prioridad a los medios di­gitales a la hora de desa­rrollar sus campañas publi­citarias, también deberían darle el mismo tratamiento a sus asuntos de relaciones públicas cuando surgen las crisis o cuando desean ex­poner sus notas sociales an­te los lectores.

Si los medios tradiciona­les no son valiosos para ha­cer efectiva la publicidad de productos y servicios, tampoco deberían serlo pa­ra difundir las noticias so­bre los mismos. Pero tam­poco deberían serlo para hacer creíbles sus informa­ciones cuando pretenden adicionarles créditos a sus notas.

Validan la utilidad de las redes sociales para sus es­fuerzos publicitarios, pero a la hora de hacer creíbles sus informaciones de RRPP, tienen que apelar a los me­dios tradicionales.

Nadie niega el creci­miento de la comunica­ción digital. Nadie cues­tiona su efectividad para proyectar y segmentar los esfuerzos de comunica­ción de las empresas y sus productos.

Lo que se cuestiona es que muchos expertos pla­nificadores entiendan que sólo pueden navegar y te­ner éxito utilizando es­te recurso, olvidando que hasta en los países su­percomunicados y súper avanzados en tecnología, como Estados Unidos, los presupuestos de publici­dad son compartidos. Las estrategias contemplan a uno y a otro. De manera que subestimar la publici­dad tradicional es un gran error porque ningún me­dio sustituye a otro, sino que se integran y se com­plementan.

El crédito de lo digital, en términos noticiosos, siempre está sujeto a duda. Cuando las noticias llegan a las redes sociales siempre se procura comprobar su vera­cidad en un medio tradicio­nal – versión digital- y eso tiene un valor insustituible en la carrera por construir marca y posicionamientos sólidos.

Pienso que vale la pe­na hacer reflexiones y re­consideraciones que no menosprecien a nadie a la hora de desarrollar cam­pañas masivas de publi­cidad. Que se distribuya de manera equitativa la inversión publicitaria to­mando en cuenta los argu­mentos expuestos relacio­nados con la valoración de los medios y su credibili­dad en el mercado.