Listin Diario Logo
29 de junio 2022, actualizado a las 10:24 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 21 de mayo de 2022

Experimento social terminado

EMPEZÓ HAINA A MOLER

  • Experimento social terminado
Aliany Concepción Abreu
consultas@doctoraconcepcion.com

En el verano del 2021, por conciliación familiar, como todos los años, mi esposo y yo nos tenemos que adaptar a las vacaciones de nuestras hijas, la preciosa conciliación familiar.

Pues una tarde de un jueves en la piscina, junto a una amiga, nos pedimos unas cervezas mientras las niñas/os jugaban. Volvimos a repetir esa misma acción el viernes y ese día el camarero, viene y nos pregunta: "¿Lo mismo que ayer?", nos miramos y dijimos pues sí.

Hicimos esa misma acción, sábado y domingo. El lunes ya era motivo de conversación las 4 cervezas (una por día) que las madres se habían tomado durante esos días. 

Desde ese día mis pensamientos, como siempre, me generaron la siguiente pregunta:

¿Si esta acción la realizaran los padres de los o las niñas/os, fuese motivo de “conversación” o cotilleo?

Pues ya les digo yo que NO y como ya estábamos gestando una película sobre adicciones, asumí y dije: me pongo del otro lado de la mesa, me puse del lado de las pacientes que acuden pidiendo ayuda en la mayoría de los casos muy tarde por vergüenza y por el qué dirán. 

Quería sentir lo que sienten ellas, para tener más argumentos si se puede, y seguir ayudando sin filtro y con el  mayor grado de empatía que pueda existir en mi ser, basándome en lo siguiente, “La Red de Atención a las Adicciones, UNAD,  organización que interviene en el ámbito de las adicciones con y sin sustancias desde 2005 inicia una línea específica de incorporación de la perspectiva de género en la atención sociolaboral y terapéutica de las personas con problemas de drogodependencias, realizando investigaciones son pioneras en la intersección entre el género y las adicciones y refieren lo siguiente con motivo del 8m,  "a las mujeres les cuesta mucho más centrarse “en sí mismas” y procurarse los cuidados y atenciones que necesitan, generándose sentimientos de culpa cuando así lo hacen". Además, en el caso de las mujeres con adicciones, existe el miedo a ser censuradas socialmente, especialmente entre aquellas que tienen hijos a su cargo. En general, no son conscientes de la influencia que tienen sobre ellas los mandatos de género ni de los roles con los que socialmente se les exige cumplir, por lo que no identifican las discriminaciones a las que se ven sometidas por el hecho de ser mujeres, y tienen mayores dificultades para pedir y recibir ayuda, viéndose abocadas a ocultar sus consumos.”

Esto es terrible, ser mujer y no poder libremente tomarte una cerveza, y peor aún llegar a un punto que por impotencia lo hacen a escondidas para que no se le juzgue ¿No te ha pasado que pides una cerveza y tu pareja un refresco? Y el camarero de forma automática le pone la cerveza a él. A mí sí. 

Que destino, que suplicio, de verdad, si puedo decir que me sentí discriminada por sentarme en cualquier terraza sola y pedir una cerveza. ¿Tenemos que seguir justificando todo lo que hacemos? ¿Sólo por tener ovarios?

Me encantaría poder mencionar a esos lugares o personas que me han juzgado durante esos meses que para mí fueron años, pero como aquí lo que importa son las pacientes, paso y que aquel que piense algo negativo de mí, es su problema no el mío. 

Mujeres, seamos conscientes de esto, pedir ayuda a tiempo es fundamental, por la salud mental y el bienestar físico. 

Es agotador seguir escuchando, un hombre borracho es un hombre estresado, una mujer borracha es una puta, mala madre y sobre todo una loca, desequilibrada y encima le está generando un problema a su pareja …..y nada más lejos que la realidad. 

En cualquier centro multidisciplinar los profesionales tenemos puestas las gafas lilas de forma simbólica (trabajando desde la perspectiva de género) para no juzgar y acompañarte de una manera saludable.

En mi caso, tengo una familia que entiende mi implicación social, sabe a qué me dedico, sabe quién soy y aquí está conmigo. A las mujeres, las posibles pacientes, lamentablemente no les pasa, no reciben ese apoyo que es fundamental y básico en la vida. 

Hace 10 días yo misma me solicité analíticas completas y lo hice con miedo, ya que al usar, no abusar del alcohol, pues por mis condiciones biológicas, solo pensaba en mis enzimas hepáticas, pues ayer vi los resultados y todo está perfecto, me alegro por mí, pero no por esas mujeres que por la sociedad que vivimos consumen a escondidas y cuando llegan a la cita, puede que sea tarde.

 Pidan ayuda, lo que piensen de ti no es tu problema, es del otro, detrás de cualquier consumo existe una causa y sobre todo no olvidemos que las adicciones con sustancias o sin ellas, son una enfermedad crónica, neurológica que repercute en todos nuestros sistemas y que también afecta a todo el entorno social. 

No aceptemos este rol que nos han impuesto, y que de forma inconsciente asumimos, porque aquí todos y todas tenemos derechos y deberes, el que no entienda esto, sí que tiene un problema y probablemente irremediable.

www.doctoraconcepcion.com


Más en Puntos de vista