Listin Diario Logo
26 de junio 2022, actualizado a las 07:11 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 16 de mayo de 2022

PEREGRINANDO A CAMPO TRAVIESA

Un espaldarazo para la naciente Compañía: Borja jesuita

  • Un espaldarazo para la naciente Compañía: Borja jesuita
Manuel Pablo Maza Miquel, S.J.
mmaza@belenjesuit.org

Francisco de Borja (1510 – 1572), tercer superior general de la Compañía de Jesús, tenía casi veinte años menos que San Ignacio. Era biznieto del papa Alejandro VI por línea ilegítima paterna e igual, por la materna, del rey Fernando el Católico. Casado con una noble portuguesa en 1529 tuvo ochos hijos. Hombre de plena confianza del Emperador Carlos V, quien le nombró Virrey de Cataluña los años 1539 – 1543. Viudo en 1546, conoce los jesuitas, practica los Ejercicios Espirituales y desde 1546 le pide a San Ignacio ser jesuita. Ignacio le rogó discreción:  “porque el mundo no tiene orejas para oír tal estampido”.

Fundó el primer colegio jesuita abierto a estudiantes laicos externos en Gandía, aprobado el 14 de marzo de 1545. Paulo III lo elevó al rango de universidad en 1547.

Amigo querido del papa Paulo III, Farnese que debía su cardenalato al papa Alejandro VI Borgia, logró que el papa mandase a examinar los discutidos Ejercicios Espirituales. Escudriñados por cardenales y teólogos, Paulo III los aprobó “mediante un breve del 31 julio 1548”.  Borja financió una edición latina de 500 ejemplares.     

Entre los grandes benefactores del Colegio Romano figuraba Borja. El Colegio se inauguró el 22 febrero 1551. En mayo de ese año, Borja fue ordenado sacerdote y de inmediato inició un intenso apostolado. El noble, que ahora vestía la sencilla sotana de jesuita, atraía multitudes a sus prédicas, en ocasiones escuchadas por más de diez mil personas.

Hasta 1554 todos los españoles jesuitas pertenecían a la misma provincia, término que designa una unidad administrativa. Al dividir en tres la provincia de España: Aragón, Bética y Castilla, Ignacio de Loyola designó a Borja superior (comisario) de éstas, con autoridad sobre Portugal y los numerosos jesuitas que ya laboraban en Ultramar.  

Borja escuchó las preocupaciones de Santa Teresa de Jesús sobre su manera de orar. Se sabe que la extraordinaria religiosa, doctora y mística española, madre de varias familias religiosas, quedó consolada y tranquila.

Francisco de Borja, amigo sincero de la familia real española, se interesó por su salud espiritual. Juana de Austria (1535 – 1573), hija de Carlos V y regente de España cuatro años, fue una de sus dirigidas espirituales y la única mujer que ha muerto siendo jesuita secretamente. Borja ilustra facetas interesantes de la primera Compañía de Jesús.