Listin Diario Logo
19 de mayo 2022, actualizado a las 10:33 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 24 de enero de 2022

PEREGRINANDO A CAMPO TRAVIESA

La victoria, sorprendente y el general español; ¡más!

  • La victoria, sorprendente y el general español; ¡más!
Manuel Pablo Maza Miquel, S.J.
mmaza@pucmm.edu.do

 En 1741, tan seguro esta­ba el Almiran­te inglés Ed­ward Vernon de capturar Cartagena de Indias, que antes de con­quistarla cantó victoria. Pa­ra rememorarla, Jorge II mandó acuñar una mone­da de oro. Contra los 186 barcos, 2,000 cañones y 30,000 soldados del orgu­lloso Vernon, Cartagena contaba con 6 naves, 3,600 hombres, de los cuales, 600 eran indios armados de ar­cos y flechas. Blas de Lezo, el general español defensor de Cartagena, desprecia­do por sus superiores, supo usar el clima, los mosqui­tos y un foso para derrotar a los ingleses.

Conocedor de las medi­das exactas de las escaleras inglesas para el asalto de las imponentes murallas de Car­tagena, Blas de Lezo man­dó excavar e inundar un fo­so con una profundidad tal que, convertía en inútiles las escalas inglesas.

Vernon apenas pudo utili­zar de cerca su superioridad naval, pues Don Blas le hun­dió unos barcos a la entrada del puerto.

El camino que les dejó ex­pedito a los abigarrados in­gleses era una ruta plagada de aguas contaminadas y en­jambres tropicales de mos­quitos tan cariñosos como implacables.

Para estimular a sus tro­pas, Vernon distribuía gene­rosamente “grog” un brebaje a base de ron o coñac y agua azucarada. Entre sus solda­dos le apodaron “Old grog”. La bebida tal vez ayudaba a soportar el calor y los mos­quitos, pero no favoreció a los invasores ingleses cuan­do un contingente hispano cargó a la bayoneta contra los festivos y desconcertados británicos.

Eventualmente, los ingle­ses perdieron unos 100 bar­cos y más de 8,000 hombres.

La humillación de Vernon no conoció límites: le había derrotado, Blas de Lezo y Olavarrieta, el vasco apoda­do “el mediohombre”: ¡le fal­taba una pierna, un antebra­zo y un ojo!

Los ingleses guardaron sus monedas. En la tum­ba de Vernon se lee un epi­tafio que pareciera escri­to por un perdedor estilo “Trump”: “Y en Cartagena conquistó hasta donde la fuerza naval pudo llevar la victoria”. Blas de Lezo, fue criticado por sus superio­res que desautorizaron su estrategia. Jamás recibió ningún título de nobleza. Luego de años de olvido, se le recuerda con varias estatuas. Está enterrado en Cartagena, pero nadie sabe dónde.

(Ver, El día que España derrotó a Inglaterra. Blas de Lezo, tuerto, manco y co­jo destrozó la mayor arma­da inglesa, de Pablo Victoria Vilche, 2014). Dicen que la de Crespo-Francés y Valero que desconozco, la supera. mmaza@belenjesuit.org