PENSANDO

RevoluciĆ³n aberrante y violenta

Ricky Noboa

 Al margen de las ideologías en Latinoamérica, hay un mode­lo económico fallido en su pro­ductividad y competitividad que se traduce en desigualdad social, generadora de violencia.

Los grupos guerrilleros son verdaderos ejércitos insur­gentes preparados militarmente para enfren­tar los ejércitos regulares; unos aludiendo la revolución y otros la liberación, coincidiendo en la teoría contra el imperialismo, el capita­lismo y las injusticias sociales; recurriendo al terrorismo, la extorsión, el secuestro, con la fuente del financiamiento del narcotráfico.

Nada más alejado a la actividad revoluciona­ria, inundando las calles de las ciudades ca­pitalistas de drogas que debilitan las socieda­des, creando el temor y la inseguridad. Todo se corrompe por los cárteles de las drogas y aparecen los grupos paramilitares de ideolo­gía fascista que al igual que las guerrillas, son financiados por el narcotráfico. Utilizan los mismos métodos, afectando a la mayoría del pueblo necesitado.

La carencia de un sistema de derecho y la vulnerabilidad en la adminis­tración de justicia da como resultado el auge del crimen organizado, desestabilizador de la seguridad ciudadana, y por ende, del respeto a la ley y pérdida de la institucionalidad, ha­cedora de inestabilidad social. Es la violen­cia en la lucha de intereses al margen de las ideologías.