Listin Diario Logo
02 de octubre 2022, actualizado a las 11:22 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 10 de diciembre de 2021

Al país le conviene evitar crispación política

  • Al país le conviene evitar crispación política
Ángel Lockward
Santo Domingo, RD

El Presidente Abinader, a quien nadie puede regatear su excelente manejo del Covid 19 durante los últimos 15 meses de la Pandemia, ni el éxito de la reactivación económica, ha recuperado para el Estado, dos bienes importantes, las acciones de la Refinería Dominicana de Petróleo, que tenía Venezuela y ahora, según anunció la noche del jueves, consiguió, mediante una negociación, pasar al Estado algunos peajes que – con precios abusivos y un peaje sombra indefendible - estaban en manos privadas: Hay que felicitarlo por eso.

Al mismo tiempo, el Presidente que presentó sus cartas de gestión ante la Cámara Americana de Comercio el martes pasado, vio abierta, como era lógico, la vía de la repostulación en el PRM  entidad que para ello modificó sus estatutos: El Presidente Abinader, al cumplir 16 meses de Gobierno, tiene cancha abierta con buenos vientos.

Sin embargo la Luna de miel – usual en la democracia – se nubló relativamente pronto con los sometimientos a personas cercanas al entorno del ex presidente Danilo Medina hace un año y hace poco con actos que se pueden entender “poco amistosos” con un aliado táctico como la Fuerza del Pueblo, tanto por la vía judicial, como por la sustracción de cuadros políticos.

La tapa al pomo la puso la grabación de supuestas amenazas de actuaciones judiciales en contra del expresidente Leonel Fernández, que no obstante su negación, la mayoría y en particular él, las debe haber creído: son agresiones gratuitas y costosas.

En las dictaduras, el consenso no es necesario – al enemigo se le mata o exilia -, pero en la democracia, es la piedra angular, pues gobernar es el arte de conciliar intereses, incluso, sacrificando posturas y banderas: Hoy, en el país, no hay ambiente para concertar nada lo que pone en peligro políticas públicas capitales de la actual Administración, como era la Reforma Fiscal, entre otras muchas.

La mejora en la calificación que las principales firmas dan al país, por su desempeño económico tras la Pandemia, con una Reforma Fiscal pondría a esta Administración sobre rieles más promisorios, pues la falta de ella y, la posibilidad de que la oposición se niegue a aprobar nuevos empréstitos, no es buen augurio: La Oposición puede declarar que ya van USD$ 13 mil millones en préstamos… pero la realidad es que la negativa sería por lo que entienden como persecución política al saltarse el debido proceso e inventarle delitos a quien tiene suficientes.

Incluso los aplausos a los sometimientos – que todo el país esperaba y deseaba – ya van siendo menores por las evidentes violaciones a las garantías procesales de los inculpados; quizás no hay el terror judicial que denuncian los abogados de estos, pero es indudable que tampoco hay garantías y eso genera pánico.

Willian Malamud, Vicepresidente de la Cámara hizo al Presidente de la República una pregunta inocente, innecesaria que, en el contexto del almuerzo, luego de haber escuchado a la Procuradora General de la República la semana anterior, tiene un inteligente mensaje: Presidente, estamos preocupados por la “independencia” de la Procuraduría.

No del Ministerio Público porque los fiscales son tan independientes que no han podido quitar uno solo.

La inquisición, de tonta, no tenía nada puesto que la Jueza Miriam, al aconsejar a la Procuradora German, la semana anterior, dijo en ese mismo escenario que, dicho órgano era, conforme a la Ley, independiente y que no había tenido interferencia.  Entonces, la pregunta sobraba y en ese espacio ni la comida sobra.

El Presidente respondió como si los empresarios estuvieran preocupados por la “independencia” constitucional de la Procuraduría – algo que ya existe – y en ese sentido respondió que para garantizar eso, hace falta una reforma constitucional…algo en lo que muy pocos en las mesas de almuerzo de la CAC están interesados hoy.

Esos comensales no son la “sociedad civil” outsider crítica del sistema político, ellos son la base del sistema y, allí no había uno que no esté preocupado por la falta de garantías judiciales que hoy se padece. Casi todos saben que cualquier día pueden ser allanados en la madrugada, impedidos de salir del país o inculpados con 18 meses de coerción.

La pregunta de Malamud podría ser reformulada, arbitrariamente, de la manera siguiente:

Presidente, ¿Quién nos protege de la independencia si se ejerce con imprudencia?

Ángela Merkel, ex canciller alemana durante 15 años se retiró hace unos días, tras dejar la casa de Gobierno declaró que se dedicara a leer, un poco y dormir mucho, mientras cuida su jardín, tarea a la que quizás deseaba dedicarse también Danilo Medina y, a la que nunca pudo dedicarse Joaquín Balaguer por lo que le hizo a Salvador Jorge Blanco.

El pensionado Danilo Medina – porque no puede volver a postularse – se ha visto obligado como Lula Da Silva, quien si puede, a dirigir un partido que abatido por sus yerros en su larga estancia en el poder, con lepra social por sus ejecutorias corruptas, no baja del 35%: Ese es su piso y, se mantiene en segundo lugar.

Al oír a mis amigos del PRM recuerdo con nostalgia histórica dos afirmaciones – admitidas como verdad teórica – y rechazadas por la historia.

Una, popular en el primer lustro de la década de los 80.

-Balaguer es un corrupto – aunque murió pobre – y jamás volverá a ser Presidente, es un muerto político.  Pero fue elegido en 1986.

Otra, que Balaguer y Bosh se junten, es imposible; pero en el 1996 juntos hicieron Presidente a un joven que entonces, no tenía posibilidades.

Por eso no dudo hoy que, un Danilo hostigado – sin necesidad – al carecer de candidato aporte en el mediano plazo lo que falta a Leonel, una estructura política fuerte y, ese día, los comensales de la CAM, dirigirán allí su financiamiento y otros medios.

Luís – el Presidente y candidato - no debe seguir perdiendo amigos y ganando enemigos y, mucho menos permitiendo que la sociedad se fracture.