Listin Diario Logo
19 de enero 2022, actualizado a las 12:17 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 04 de diciembre de 2021

EXPRESIONES

Un cascabel para ese gato

  • Un cascabel para ese gato
TOMÁS AQUINO MÉNDEZ
tomas.mendez@listindiario.com

 Ningún presidente dominica­no. Ningún dirigente político importante. Muy pocos do­minicanos ignoran lo que su­cede en la frontera.

Todos sabemos que se le conoce como zona POROSA, porque por allí pasas de TODO. Ese territorio entre nuestro país y la República de Haití, también se conside­ra tierra de nadie. Bandas que, desde el otro lado secuestran, extorsionan, asesi­nan y también “AYUDAN”, claro cobrando altas sumas, a que sus compatriotas cru­cen a este lado en busca de la vida que no encuentran en su suelo natal. Si cruzan y los devuelven sin dinero los esclavizan, los violan y hasta los asesinan.

Las mismas autoridades dominicanas han admitido, en distintos gobiernos, que por la frontera entra y sale, hacia uno y otro lado, droga, armas, bebidas de todo tipo y sobre todo ciudadanos indocumen­tados, haitianos y de otras nacionalida­des, que buscan llegar a territorio domi­nicano. Muchos, sin embargo, tratan de llegar legalmente y para eso van a los con­sulados en busca de una visa y por ella pa­gan 200 dólares y más. Históricamente se ha cuestionado la forma como se venden esas visas dominicanas en los consulados haitianos. También se cuestiona porque los dólares que ingresan por ese concepto no ingresan a las arcas del Estado, sino a los bolsillos de los cónsules.

Ningún gobierno ha querido o se ha atrevido a poner le fin a esa venta sin con­trol de visas en los consulados en Haití.

El apresamiento del haitiano Erwin Pie­rre Louis, con 92 pasaportes y 11 mil dó­lares, puso otra vez el tema en el tapete. 92 ciudadanos que, sin ser vistos por el cónsul, tendrían una visa dominicana.

Apostamos porque éste sea el último es­cándalo relacionado con los consulados nuestros en Haití. Esperamos que Luis Abinader sea el que LE PONGA EL CAS­CABEL A ESE GATO.


Más en Puntos de vista