Listin Diario Logo
22 de enero 2022, actualizado a las 05:13 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 23 de noviembre de 2021

EL INFORME OPPENHEIMER

Biden, mucho más duro que Trump con Nicaragua

  • Biden, mucho más duro que Trump con Nicaragua
Andres Oppenheimer

 Esto no lo van a escuchar en los medios conser­vadores de Es­tados Unidos, pero el presidente Joe Biden acaba de anunciar sanciones mucho más severas a la dic­tadura de Nicaragua que las que había impuesto el expre­sidente Donald Trump.

El 16 de noviembre, Biden anunció una prohibición ge­neral a los miembros del go­bierno de Nicaragua de in­gresar en Estados Unidos.

La medida, que se espera que afecte a miles de funciona­rios nicaragüenses y sus fami­lias, fue en respuesta al fraude electoral del 7 de noviembre. El dictador nicaragüense Da­niel Ortega se reeligió a sí mis­mo por cuarto período conse­cutivo tras encarcelar a todos los principales candidatos de la oposición.

La prohibición de viajar a Estados Unidos se aplicará a todos los “funcionarios elec­tos” de Nicaragua, incluidos Ortega y su esposa, la vicepre­sidenta Rosario Murillo. Tam­bién están incluidos miembros de las fuerzas de seguridad, jueces, alcaldes y sus aliados en el sector privado.

Las nuevas medidas van mucho más allá de las san­ciones selectivas contra al­gunos funcionarios nicara­güenses que impuso Trump después de las protestas ca­llejeras de 2018 que dejaron más de 300 muertos y 2.000 heridos.

Biden también anunció un día antes, el 15 de no­viembre, medidas coordi­nadas con Gran Bretaña y Canadá para prohibir a las empresas que operan en sus países hacer negocios con el Ministerio Público de Nicara­gua. Eso incluye todo tipo de transacciones comerciales, incluida la venta de compu­tadoras y programas de soft­ware.

“Estas son las sanciones más amplias, sólidas y contun­dentes contra una dictadura latinoamericana en la historia reciente de Estados Unidos”, dice José Miguel Vivanco, di­rector para las Américas de la organización de derechos hu­manos Human Rights Watch. “No hay comparación con las sanciones recientes de Estados Unidos”.

Y, a juzgar por lo que es­cucho de funcionarios esta­dounidenses, Biden podría anunciar aún más sanciones contra el régimen de Ortega.

“Si el régimen de Ortega-Murillo continúa actuando como ahora, probablemen­te verá más sanciones en el futuro”, me dijo un funcio­nario del gobierno de Biden. “El compromiso de la Admi­nistración Biden de apoyar el retorno a la democracia en Nicaragua es muy profun­do”.

La gran pregunta ahora es si la Unión Europea y las democracias latinoamerica­nas harán lo mismo y prohi­birán a los funcionarios ni­caragüenses ingresar a sus países. Fuentes de la oposi­ción nicaragüense me dicen que las últimas medidas de Biden son importantes, pero serían aún más devastadoras para Ortega si otros países las emularan.

Hay razones para ser op­timistas. España, que junto a Estados Unidos es el des­tino favorito de muchos ni­caragüenses, ha emitido un comunicado oficial en el que condena las recientes elec­ciones nicaragüenses como una “burla”.

El gobierno del Partido Socialista de España podría imponer sanciones a Nica­ragua, en coordinación con todos los demás países euro­peos, me dijo un diplomático europeo. Es un proceso bu­rocrático lento, pero que ya está en marcha, agregó.

Desafortunadamente, lo que es más dudoso es que muchos países latinoame­ricanos adopten sanciones contra el régimen de Ortega.

La Organización de Esta­dos Americanos aprobó el 12 de noviembre una condena a las elecciones nicaragüen­ses. Pero si bien la votación fue apoyada por 25 países, con siete abstenciones y un voto - Nicaragua - en contra, la resolución no incluyó san­ciones.

Lo más vergonzoso es que un país importante co­mo México esté entre los que se abstuvieron. El presiden­te populista de México, An­drés Manuel López Obrador, aduce que México no opina sobre en los asuntos inter­nos de otros países, pero el mismo se entromete cons­tantemente en los asuntos internos de democracias de centro y de centro-derecha.

Las sanciones contra Or­tega son una medida bien pensada, porque no afectan al pueblo nicaragüense, sino solo a miembros y colabora­dores de la dictadura. Y es la primera vez que Washington toma medidas importantes contra Ortega en coordina­ción otros países, como Gran Bretaña y Canadá.