Listin Diario Logo
27 de noviembre 2021, actualizado a las 09:47 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 28 de octubre de 2021

EN LA DIANA

Reforma eléctrica y tributaria

Rolando Reyes
rolandoreyesyasociados@gmail.com

Primer Tiro
 El periodo de tran­sición para la vi­gencia de la tari­fa de referencia contemplada en el Pacto Eléctrico se inicia sin que ni siquiera se hayan identi­ficado las fuentes de financia­miento de las inversiones nece­sarias para reducir las perdidas de las empresas distribuidoras, lo cual es una condición nece­saria para aplicar dicha tarifa, pues su monto depende de di­chas perdidas, lo que quiere de­cir que mientras no se realicen dichas inversiones, y las mis­mas empiecen a producir su rendimiento esperado, la tarifa eléctrica promedio tendrá que soportar el nivel de perdidas ac­tuales. Aunque algunos analis­tas y articulistas pretenden ocul­tarlo, lo cierto es que la gestión actual ha logrado avances en reducción de perdidas, lo que queda demostrado en el hecho de que durante el periodo enero 2009-agosto 2020, el promedio de energía facturada y cobrada por las distribuidoras fue 64.3%, mientras que durante el periodo julio 2020-junio 2021 (sin plena recuperación postpandemia), dicha cifra fue de 65.5%.

Segundo Tiro
Por más eficiente que sea la gestión, la misma tiene un tope que muy probablemen­te se encuentre en la fronte­ra de la cifra anterior, en el que solo mediante las inversiones en aumento en la eficiencia de las redes, en telemedida, en formalización de pequeños, medianos y grandes consumi­dores con conexiones ilega­les, se pueden reducir las per­didas en la facturación. Sin la aplicación del principio de que “el que la usa la paga”, un au­mento de la tarifa, que no sea amortiguado por los ingresos resultantes de la reducción de perdidas, seria equivalente a una reforma tributaria basada en aumento de impuestos a los contribuyentes que pagan y no evaden (pagando por los que si evaden), creando la in­deseable situación en la que “el la usa la paga, y la paga por el que la usa y no la paga”. Co­mo el Presupuesto del 2022 no tiene ninguna partida des­tinada a inversiones en reduc­ción de perdidas, hay que con­cluir que durante los primeros 5 trimestres de los 21 de perio­dos de transición, la tarifa pro­medio tendrá el efecto de di­chas perdidas.

Tercer Tiro
Considérese un consumo de 15,214.2 millones de KWh, a un precio medio de com­pra de US$ 0.1185, y de ven­ta de US$ 0.1386, una ta­sa de cobranza del 95% y un Valor Agregado de Distribu­ción (VAD) de US$ 0.046 por KWh. Con las perdidas actua­les, si las condiciones que re­flejan los datos anteriores se mantienen hasta la entra­da en vigencia plena de la Tarifa de Referencia, la mis­ma tendría que aumentar en un 50.7% (pasando de US$ 0.1386 a US$ 0.2089), con lo cual se compensarían las per­didas por facturación y co­bro de US$ 675.9 millones. Si al monto anterior se agregan US$ 246.3 millones que se generan con la aplicación de una tarifa por debajo de sus costos, las transferencias to­tales ascenderían a US$ 922.2 millones. Si las pérdidas se re­ducen al 15% y los cobros au­mentan al 97% (lo contem­plado en el Pacto Eléctrico), las perdidas en facturación y co­bro bajarían a US$ 370.1 mi­llones, y el aumento de la tari­fa a 36.2%. Una alianza de las EDEs con el sector privado (APP o Fideicomiso), factible a corto plazo, evitaría estas alzas excesivas, y que la re­forma eléctrica sea una re­forma tributaria.