Listin Diario Logo
27 de noviembre 2021, actualizado a las 09:47 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 19 de octubre de 2021

EL BULEVAR DE LA VIDA

El pacto de las farolas

  • El pacto de las farolas
Pablo McKinney
pablomckinney@gmail.com

 Todo ha ocurrido a partir de la tesis con la que Joaquín Ra­món Martínez Sabina obtuvo su Ph.D en ciencias políticas por la Universidad Complu­tense de Madrid, que el siguiente pá­rrafo resume: “Caminito al hostal, nos besamos, en cada farola. Era un pueblo con mar. Yo quería dormir contigo y tú no querías dormir sola”.

El estudio de Martínez tomó fuerzas en 1996 con la creación del Frente Pa­triótico, y ha vuelto a tomar vigencia gracias al Pacto de las Farolas entre los partidos LFP y el gubernamental PRM.

Por el éxito del Pacto para las par­tes involucradas, (PRM-PLFP) el doc­tor Martínez Sabina no ha parado de recibir el reconocimiento de la comu­nidad académica iberoamericana, y no es para menos. Gracias a esa alianza, la persecución de posibles actos de co­rrupción se iniciaron a partir de agosto de 2012; entre otros muchos y variados afectos de parte del gobierno central hacia el PLD en verdefernández, que no hay espacio aquí para citar.

Tiene uno escrito por ahí que toda la gloria - manejo de la macroecono­mía, las políticas sociales- y todos los horrores -en especial los éticos-; todo lo bueno y lo malo ocurrido en los cin­co gobiernos del PLD es de la respon­sabilidad de cada uno de los miembros de su Comité Político, (de 1996 a la fe­cha) y de sus dos líderes enfrascados en presentar al país su personal film “La Guerra de los Rose”. O sea, dispuestos a matarse con tal de que el otro se mue­ra.

El PRM sabe que sus posibilidades de mantener el gobierno en 2024 pasan por evitar la reunificación de esos dos PLD que, al dividirse en 2019, le entre­garon el poder en 2020.

Por su parte, el PLFP sabe que lo su­yo – por lo menos a corto plazo-, ade­más de crecer y fortalecerse institucio­nalmente, más que ganar es evitar el triunfo de su gran adversario. Sin un reencuentro -que a la fecha no parece posible-, es imposible el triunfo de nin­guno de los dos PLD, hoy enfrascados en una lucha feroz por el liderazgo de la oposición que le alejaría de la preser­vativa función de partido bisagra.

Que en las elecciones de la ADP, el PLD haya vencido al PRM y a LFP es un síntoma de alerta a un PRM conminado a seguir los pasos del sabio Salomón. ¡No sé si me explico!