Listin Diario Logo
27 de septiembre 2021, actualizado a las 12:21 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 27 de julio de 2021

EL BULEVAR DE LA VIDA

Un faul en la financiación electoral

  • Un faul en la financiación electoral
Pablo McKinney
pablomckinney@gmail.com

La anécdota la escuché en Mia­mi hace ahora mil años. Cuen­tan que en La Habana, exacta­mente en el comando central del Ejército Rebelde, se necesi­taba elegir a un general para combatir a las tropas del FNLA en la guerra de Angola y, para elegirlo, se decidió lanzar una pelo­ta de goma a la pared. El general a quien la pelota golpeara, tendría que reportar­se inmediatamente al frente de batalla, angoleño.

Como el diablo no duerme, o quizás porque sí lo hace, el caso es que la pelo­ta golpeó a Fidel Castro. Cuentan que, en segundos se oyó una voz militar que gritó con evidente nerviosismo: “No, no, com­pañeros. Lancémosla de nuevo que los fauls no valen”.

Pues mire usted que, como los co­mandantes cubanos andan las auto­ridades electorales del país, en lo que tiene que ver con la aplicación de las le­yes para definir qué es o no es un par­tido mayoritario. Esto no me lo conta­ron en Miami, sino que es el fruto de la experiencia de vivir por décadas otean­do con artesanal esmero las prácticas y el comportamiento de nuestros par­tidos políticos en sus interpretaciones con guitarra o con violín: En una juga­da muy parecida a las estrategias apli­cadas por los gobiernos del PLD contra el PRD primero y luego contra el PRM, es ahora ese partido ya gubernamental, quien se ha agenciado la manera de que su aliado, la Fuerza del Pueblo, a pesar de no haber obtenido el 5% de los votos que manda la ley, haya sido considera­do como partido mayoritario, lo que le abre las puertas de la millonaria finan­ciación electoral del Estado.

Buscando respuestas he tenido que es­cuchar explicaciones tan geniales como lamentables. La más repetida ha sido la siguiente: “Se ha violado la ley para sal­var la democracia”, ¡Joder!, como si el cumplir la ley no fuera el primer paso pa­ra poder vivir en democracia. (Para arra­balizar institucionalmente a un país y de­bilitar a su democracia nada tan eficiente como el irrespeto a las leyes).

Si al rebotar en la pared la pelota gol­peó al comandante en Jefe de la Fuerza del Pueblo o PLD verdefernández, lanzar­la de nuevo no debió ser la solución, pues puede llegar el día en que lo que lancemos a la pared del desastre no sea una pelota de goma, sino la mismísima democracia do­minicana.