Listin Diario Logo
24 de septiembre 2021, actualizado a las 02:40 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 09 de junio de 2021

ORLANDO DICE...

Espíritu libertario

  • Espíritu libertario
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

El dominicano no entiende porque el otro dominicano se comporta de esa manera, tan torpe, irracional y fuera de lugar, respecto a la vacunación.

Ese otro dominicano, a su vez, no comprende porque a su prójimo le nacen ínfulas y quiere imponer lo que en derecho le está negado.

La cuestión es intere­sante, y el debate no está demás. Todo lo contrario: es importante, y bueno que se discutiera a fondo, porque situaciones pareci­das a la pandemia, se ten­drán más adelante.

El interés general, el in­terés personal, y que aho­ra resultan tener rangos parecidos. Aunque escena y corito parecido a Pototo y Filomeno.

Que usted se vacuna, que no me vacuno.

Los abogados no pudie­ron y dejaron el tema so­bre la mesa, como sucede con los asuntos de enver­gadura, que se espera se resuelvan por sí solos.

Los partidos se queda­ron al margen de la dispu­ta, y buscaron un bajade­ro que no es genial, pero si necesario y efectivo.

Exhortar a la gente a que se inyecte y poner sus locales a disposición de las autoridades. Incluso, lle­van sus registros y procla­man el éxito de sus convo­catorias.

No obstante, no llevan la mejor cuenta. Ese do­minicano que se vacuna y ese otro que no se vacuna, son electores, votan en las elecciones.

La discrepancia se da entre adultos, y todavía los niños no se incluyen en los programas, aunque los laboratorios trabajan dosis más apropiadas.

Que nadie se sorprenda si más adelante se vuelve al mismo trance: que los padres se resistan a la va­cuna de sus hijos, pues se tiene la experiencia de las clases presenciales.

Dijeron que no, y que no se quedó.

La reacción tiene mu­chas implicaciones y nin­guna explicación lógica o provechosa. Una implica­ción sería que la gente, y cuando se dice la gente se habla de todos, tenga de­cidido asumir su destino.

Nada fue casual ni es­pontáneo, pero existe un espíritu libertario, una in­surgencia callada, que ha­rá difícil imponer o some­ter a las masas.

Cada sector o persona se libra por su cuenta y la manipulación se detecta al aire.