Listin Diario Logo
25 de septiembre 2021, actualizado a las 10:34 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 07 de junio de 2021

ORLANDO GIL...

Espíritu libertario

  • Espíritu libertario
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

El dominicano no entiende porque el otro dominicano se comporta de esa manera, tan torpe, irracional y fuera de lugar, respecto a la vacunación.

Ese otro dominicano, a su vez, no comprende porque a su prójimo le nacen ínfulas y quiere imponer lo que en derecho le está negado.

La cuestión es interesante, y el debate no está demás. Todo lo contrario: es importante, y bueno que se discutiera a fondo, porque situaciones parecidas a la pandemia, se tendrán más adelante.

El interés general, el interés personal, y que ahora resultan tener rangos parecidos. Aunque escena y corito parecido a Pototo y Filomeno.

Que usted se vacuna, que no me vacuno. Los abogados no pudieron y dejaron el tema sobre la mesa, como sucede con los asuntos de envergadura, que se espera se resuelvan por sí solos.

Los partidos se quedaron al margen de la disputa, y buscaron un bajadero que no es genial, pero si necesario y efectivo.

Exhortar a la gente a que se inyecte y poner sus locales a disposición de las autoridades. Incluso, llevan sus registros y proclaman el éxito de sus convocatorias.

No obstante, no llevan la mejor cuenta. Ese dominicano que se vacuna y ese otro que no se vacuna, son electores, votan en las elecciones.

La discrepancia se da entre adultos, y todavía los niños no se incluyen en los programas, aunque los laboratorios trabajan dosis más apropiadas.

Que nadie se sorprenda si más adelante se vuelve al mismo trance: que los padres se resistan a la vacuna de sus hijos, pues se tiene la experiencia de las clases presenciales.

Dijeron que no, y que no se quedó. La reacción tiene muchas implicaciones y ninguna explicación lógica o provechosa.

Una implicación sería que la gente, y cuando se dice la gente se habla de todos, tenga decidido asumir su destino.

Nada fue casual ni espontáneo, pero existe un espíritu libertario, una insurgencia callada, que hará difícil imponer o someter a las masas.

Cada sector o persona se libra por su cuenta y la manipulación se detecta al aire.