Listin Diario Logo
23 de septiembre 2021, actualizado a las 12:27 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 24 de mayo de 2021

ORLANDO DICE

La mala maña

  • La mala maña
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

 Todos andan ha­ciéndose como que no sabían na­da de que el nar­co andaba por la calle principal desafiando con pistolas al cinto como Ok Corral. O alegrándose de lo que suponen mal ajeno.

 La verdad que todos sa­bían, incluyendo los organis­mos de inteligencia y seguri­dad del Estado y los órganos públicos, que evitan los pro­blemas cuando provienen de designios superiores.

Los narcos dominicanos respetan el terreno de la po­lítica y no halan para lo hon­do a quienes sacan su comi­da aparte.

Los guardan y resguar­dan como socios estratégi­cos, por si un día llegan y lo puedan necesitar. El valor agregado de Corleone era que tenía policías, jueces y legisladores como calderi­llas en el bolsillo.

El único que rompió la re­gla del silencio en relación con los políticos fue Quiri­no, y ya se sabe el resultado: todos vieron el peligro y so­

 corrieron con otro silencio a la “víctima” de la indiscre­ción. Aun cuando la planta de emergencia sigue supliendo luz en caso de apagones.

Se les pide a las autori­dades que actúen de oficio cuando se trata de funcio­narios o ex funcionarios que se creen corruptos, pero no contra personajes que se de­dican al tráfico.

El rumor público tiene sus límites, o los riesgos son enor­mes, pues las mafias no re­accionan acudiendo a los tribunales, sino usando pro­cedimientos más expeditivos.

Aun cuando se nota que, en el caso del diputado dete­nido en Miami, existen ele­mentos nuevos, o por lo me­nos mayor empoderamiento tanto del gobierno nacional como del norteamericano, no se esperan ni temen ocurren­cias extraordinarias.

Las consecuencias políticas de las extradiciones siempre se quedan a deber, y por algu­na razón las agencias de Esta­dos Unidos no quieren afec­tar el establecimiento político dominicano.

Solo permiten la repercusión emotiva
Quitan visas a las escoltas, a los asistentes, pero respetan al principal. Y no es que ha­ya sociedad o complicidad, pero la cercanía facilita el negocio, sin la colindancia no sería posible.

Un día, porque todo es hasta un día, pedirán y ex­traditarán un político de al­curnia, de importancia, y se acabará la doble cama de la ¨mala maña¨.