ORLANDO DICEā€¦

Bipartidismo de vuelta

Orlando Gil

Lo menos que han dicho los partidos pequeños es que la coerción económica, o la falta de equidad en el reparto de los fondos, buscan hacerlos desaparecer.

Crear condiciones para que solo existan dos partidos, favorecidos con el 80 por ciento. Esto es, PRM y PLD. El bipartidismo, por tanto, estaría de vuelta.

Esa situación es la que impide que la santa paz reine en el ambiente político después que se resolviera la entrega de los recursos asignados vía Presupuesto.

La lucha se mantiene, aunque bajo otras circunstancias. Lo que van a recibir de parte de la Junta no dará para sal, y una comida desabrida, se consume con mala cara. El problema, ellos no lo aceptan, pero la verdad que son una multitud, y a una multitud se hace difícil llenar sus expectativas. Los beneficiarios serán 27, pero de esos 27, repito, dos se llevan el 80 %, y el restante 20 % va a los otros 25 partidos.

Miseria, miseria. ¿Qué puede hacer un partido, aunque sea minúsculo, con 50 o 100 mil pesos en tiempos de inflación?

Son regalados, y a caballo dado no se le debiera ver colmillo; pero no dan, y ellos necesitan más que un alivio, pues se trata de una enfermedad terminal, con medicamentos caros. Pensar, solo pensar, que los partidos todos debieron endeudarse más de la cuenta en unas elecciones de dificultades. Incluso, uno que otro enfrenta demanda ante la justicia de parte de empleados cuyos sueldos no han podido cubrir. Nadie cree en la una y una, sino en sus cuartos. De ahí que sea tan importante la instancia elevada ante el Tribunal Superior Administrativo, que procuraría reconvenir la resolución de la Junta Central Electoral. El argumento principal no es de ley, ni siquiera lo que sería jurisprudencia, sino de principio, ocasional y constitucional: la favorabilidad.

La alta corte deberá fallar a favor de los partidos y ordenar una distribución más justa, o más de acuerdo con el consenso de los partidos.

Si el TSE lo hace, el compromiso es que la JCE no apelará.