OYE PAÍS

El gran reto

Ruddy L. González

 Un año después de declararse la pandemia del coronavirus en el país, el gobierno de ca­si ocho meses del presiden­te Luis Abinader, enfrenta el gran reto de la reactivación, la normalización de la nación en los escenarios de la salud, la economía, el reencuentro social. Y uno de esos elementos esenciales es la vuelta a cla­ses presenciales, tras un año de estudiantes y maestros fuera de las aulas.

En muchas partes del mundo, donde la docencia presencial y/o semipresencial se ha ido registrado, como medida de la ‘vuelta a la normalidad’, se ha tenido que recoger y vol­ver a cerrar escuelas y universidades.

Aquí, el tema se convirtió en punto de con­flictos, que incluyeron al Ministerio de Educa­ción, los maestros, con su ADP, los dueños de colegios privados, grupos de alegadas organi­zaciones de padres, de organismos nacionales e internacionales relacionados con la educación, de padres y madres responsables de los alum­nos, constituyendo en un momento una torre de babel. El temor al rebrote persiste. Es una realidad con la que han lidiado gobierno y so­ciedad, cada uno desde sus escenarios, mien­tras la población cifra sus esperazas en la va­cunación, que se desarrolla con buen éxito.

La vuelta a las clases, por tanto, coloca una lupa sobre el gobierno. El último párrafo del editorial de Listín Diario de ayer, titulado ‘A las aulas, a tientas’, lo define claramente:

“Hay que cruzar los dedos para que este experimento que, en verdad es una apuesta peligrosa, pueda ponerse a prueba sin mayo­res consecuencias para la salud, la vida y el aprendizaje de sus protagonistas. Recemos por ellos”