ORLANDO DICE

ConsiguiĆ³ el dinero

Orlando Gil

 La Junta quiso poner boca arriba la carta de los fondos asignados a los partidos en el Presupuesto, y lo hizo asumiendo el monto originario.

Los 1,260 millones de pesos de que se había hablado en principio.

El organismo quiso pichar ese juego, aun cuan­do se dio cuenta – hace mucho -- de que el gobier­no no estaba en cumplir lo acordado.

En el Presupuesto y en los tratos con los parti­dos.

La JCE no tiene influencia ni participación en la elaboración de la Ley de Gastos Públicos y su res­ponsabilidad no va más allá de entregar las parti­das correspondientes.

Aun cuando claro está que ella establece el orden: 80, 12 y 8 por ciento de lo que sea apro­bado. No puede dar más, pero tampoco menos.

La Junta, sin embargo, aprovechó la situa­ción de desesperación de los partidos, todos en precariedad, para ganar simpatía.

La apropiación de fondos, en la que solo dos calificaron como mayoritarios, provocó la ma­la voluntad de un grupo de organizaciones mi­noritarias.

La ocasión era adecuada para intentar empa­rejar la carga y saldar el despojo, pues no es lo mismo chin de chin que chin de mucho.

La situación ahora era confusa, y ninguna de las partes – Gobierno, Junta, Partidos -- sabían en qué pies estaban paradas.

En la reunión del pasado lunes de Froppe­dom, José Frank (Peña Guaba) encaró a Marga­rito de León, quien es subdirector del DNI, pero al mismo tiempo enlace entre Presidente Luis Abinader y ese núcleo político.

“Margarito, tú eres mi hermano, pero…”, y expresó su amarga queja de que lo habían bur­lado, puestos de mojiganga, al gobierno com­prometerse a una cosa y hacer otra.

Se refería a la respuesta del Director del Pre­supuesto a la Junta Central Electoral, en la que se reiteraba la decisión de solo dar 630 millones de pesos y no la totalidad de 1,260.

El funcionario, al verse a la intemperie, buscó paraguas, fue donde el jefe del Estado, lo puso al tanto del disgusto y José Paliza informó de la rectificación.