Listin Diario Logo
27 de febrero 2021, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 23 de febrero de 2021

PEREGRINANDO A CAMPO TRAVIESA

Jefferson y Hamilton todavía pelean en Estados Unidos

  • Jefferson y Hamilton todavía pelean en Estados Unidos
Manuel Pablo Maza Miquel, S.J.
mmaza@pucmm.edu.do

Jefferson y Hamilton representaban dos visiones enfrentadas.

Thomas Jefferson (1743 – 1826) era un aristócrata terrateniente de Virginia. Redactor principal de la Declaración de Independencia, reconocía su contradicción con sus 600 esclavos. Tuvo hijos con una de sus esclavas (Ron Chernow, 2004). Cifraba la fuerza de la democracia en crear una nación de agricultores propietarios, organizados localmente. Consideraba la agricultura como la principal fuente de riqueza. Desconfiaba de un gobierno central poderoso. Fundó la Universidad de Virginia y con James Madison, el Partido Republicano, distinto del actual. Embajador en Francia, admiró su revolución. Deísta, tolerante y anticlerical, creía en la otra vida. Simpatizaba con Jesús como simple maestro humano.

Alexander Hamilton (1757 – 1804), antillano, trabajó por construir en Estados Unidos un gobierno central fuerte, merecedor del respeto europeo. Siempre temió que los intereses locales desintegraran al país por el que se había jugado la vida varias veces.

Fiel creyente en las soluciones globales, proponía consolidar los USA $56 millones de la deuda interna y externa del gobierno. Todo esto administrado por un Banco Nacional (1791). No le tembló la mano para gravar el whisky y reprimir la revuelta suscitada. Abogó por la neutralidad americana ante las contiendas europeas.

Los ingleses no dejaron que los colonos de Norte América fabricasen un solo clavo.

Luego de la independencia de 1783, Hamilton deseaba proteger la naciente industria norteamericana de la competencia inglesa y de otros. Estableció tarifas. Con ellas, además de proteger a los productores nacionales, subvencionaba los gastos del gobierno central y estimulaba novedosos proyectos de producción que de otra manera se hubieran quedado en el papel.

Pero las tarifas, que beneficiaban a los estados industriales del Norte, perjudicaban a los Estados del Sur, que ahora veían sus productos agrícolas castigados con barreras arancelarias erigidas por esos países de Europa que se sentían lesionados por las tarifas de Hamilton.

En el Norte el humo negro de las fábricas con inmigrantes blancos; en el Sur, los negros esclavos cultivaban el blanco algodón. Llegaría una sangrienta guerra civil.

Hamilton usó la religión contra Jefferson. Herido mortalmente en duelo por el todavía más odiado Vice Presidente de Jefferson, se arrepintió antes de morir.

La lucha entre lo federal y lo estatal sigue viva y coleando. Hamilton deslumbra en un musical.
El autor es Profesor Asociado de la PUCMM