Listin Diario Logo
20 de septiembre 2021, actualizado a las 12:13 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 31 de diciembre de 2020

EL BULEVAR DE LA VIDA

¡Vete ya!

  • ¡Vete ya!
Pablo McKinney
pablomcKinney@gmail.com

Vete, que contrario al verso del poeta cubano Miguel Porcel, a ti lo único que quiero ya es olvidarte. Cuando pienso en este año de 2020, y en la posibilidad cierta de su final, me es imposible relacionarlo con ninguna expresión de cariño, alegría, felicidad.

Imposible vincularlo, por ejemplo, con nada que inspire vida, ni deseos de vivirla.

¡Nos ha hecho tanto daño!

Nos ha empobrecido como nunca y envilecido como siempre, al punto de que ya ni siquiera sufriendo aprendemos los Homo Sapiens; ahora, como ven, ni las lágrimas son capaces de enseñarnos ninguna verdad, y a bodas de ricos, “juntaderas” de clase media, y colmadones de pobres me remito.

Durante sus últimos nueve meses, nada ha ocurrido en el país que pueda ayudarnos a comenzar a borrar sus huellas de dolor y muerte, mezcladas con una infinita soledad que ha llegado muy lejos, afectando incluso a los más solitarios bien acompañados consigo mismo. Ante tanta desgracia como ha traído, ¡cómo relacionar esta despedida de año con las tradicionales nostalgias por el familiar que llega, la hija que se casa! En fin, las mismas promesas incumplidas en cada postre del 24 o del 31.

Bendita sea la familia con todo y sus chistes y cuentos repetidos. Sonrían y hagan memoria.

Si después de nueve meses de encierro anda uno cual Silvio Rodríguez “incapaz de dar otra batalla”, regocijándose en el Sabina, quien como un brujo de Tribunal y Lavapiés, y cual pitonisa con Whisky nos pronostico en los Madriles, desde un telón de ingratitud: “te echarán de aquel bar que usabas de oficina y por salvarte, la María Magdalena te presentará a una venus latina para que te de la extremaunción”, no vaya a ser vaina y se enamore de ti la parca, sin haberte olvidado la venus morena. Difícil hablar de paz y felicidad, cuando este año 2020 -como esos amores perversos de resentimiento y resquemor- solo ha existido para odiar, dañar, destruir, matar.

Es a partir de esta nuestra desgracia, que uno se pregunta, ¿qué más veremos arder? y sobre todo en 2021, ¿qué tanto seremos capaces de recuperar lo perdido y reinventarnos “el reino de este mundo”, a pesar del Covid?

¡Que el infinito amor de la Magdala nos proteja e inspire! Amén.