Listin Diario Logo
19 de junio 2021, actualizado a las 04:40 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 15 de diciembre de 2020

POLÍTICA Y CULTURA

¡Se pusieron de espalda, para no verla desnuda!

  • ¡Se pusieron de espalda, para no verla desnuda!
Tony Raful
tonyraful5@yahoo.com

La ingeniera y arquitecta, Tomasina Cabral, estaba desnuda, a su lado los sicarios que la torturaban, que la vejaban. Tunty Sánchez, Jefe de Estado Mayor de la Aviación Militar Dominicana, servil y vulgar sicario de Ramfis Trujillo, le halaba los cabellos bruscamente. Los otros azuzaban el coro del odio. El escenario semi oscuro de la cárcel de La 40 estaba atiborrado de metralletas. Había que humillarla más todavía. Entonces llamaron a sus compañeros de conspiración y los colocaron a su alrededor para que ella sintiera la vergu¨enza mayor. Era enero de 1960. Golpeados horas antes, masacrados, 10 jóvenes con las manos amarradas fueron colocados frente a ella. Entonces los sicarios quedaron impresionados cuando los jóvenes se voltearon y se pusieron de espalda para no verla desnuda. Y para que ella no se sintiera humillada. Aquel gesto estremeció las paredes del presidio. La solidaridad de los jóvenes del Movimiento Clandestino 14 de Junio, fue impresionante. Lo sigue siendo todavía. Las bestias de torturadores fueron derrotados en su sevicia. Aquellos jóvenes representaron la Patria encarcelada con una altivez y dignidad desconocida para los verdugos. Ella, empoderada, digna y vertical, no bajó la cabeza, apretó sus puños, enhiesta, más firme que nunca, sin derramar una sola lágrima, Sina Cabral, compañera de Minerva Mirabal, luchadora por la libertad, derrotó a sus carceleros, desnuda, golpeada, pero con la mirada firme hacia el porvenir de la libertad, el ideal por el cual morían, por el cual luchaban.

Ella narra la historia: “Fui recibida con un empujón propinado por uno de los empleados de aquel infierno, mientras el General Sánchez me halaba los cabellos, como invitación a hablar. El espectáculo dantesco que se presentó a mis ojos, de hombres amarrados y desnudos, empujados a lo que llamaban el corral donde recibían soberanas palizas para que confesaran sus culpas, solo quedó superado por la visión del cuarto de oficiales encargados de los interrogatorios: Johnny Abbes García, César Báez, Candito Torres Tejeda, el Dr. Cándido Faustino Pérez y Luis José de León Estévez, así como los verdugos de menor categoría… Al llegar me recibió una oleada de insultos y amenazas así como la visión de la picana eléctrica, la silla eléctrica…La picana eléctrica me fue aplicada esa noche con placer evidente por el entonces capitán, Candito Torres Tejeda”.

Y pensar que tanto Candito Torres y el bandido de Tunty Sánchez, murieron tranquilamente en nuestro país. Torres trabajó en la Compañía Dominicana de Aviación en Miami, después de 1965, y en el caso de Tunty, emborrachándose cada día, al ver los espectros de sus víctimas, sin que fuera sometido a la justicia.

A Sina Cabral, le acaban de entregar el “Premio Nacional Defensor del Pueblo”, por ser una defensora de los derechos humanos, las libertades públicas y por su lucha contra tiranía. La defensora del pueblo, Zoila Martínez, le entregó la estatuilla al definirla como “un emblema nacional”. Y yo, que quiero y admiro a Sina, emborrono cuartillas, para glorificarla en nombre de la Patria agradecida.


Más en Puntos de vista