Listin Diario Logo
27 de febrero 2021, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 09 de diciembre de 2020

ORLANDO DICE

El dilema

  • El dilema
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

 Una noche corrió como llama en un reguero de pólvora el chisme de que la Casa Nacional del PLD estaba rodeada de militares.

La explicación fue que los pele­deístas perseguidos se habían refugiado en el local, convirtiéndolo en un santuario.

La especie se cayó por sí misma y solo sirvió pa­ra que los confinados ociosos se llamaran unos a otros con la sensación del momento.

No obstante, ese PLD que no estuvo rodeado, sí lu­ce acorralado, sin iniciativa ni estrategia ante el de­rrumbe de una montaña de nieve sobre su cabeza.

Esperaban el ataque por la derecha y se produjo por la izquierda, y los disparos, en vez de a los pies para que bailaran un jarabe tapatío, a la cabeza.

Todo el mundo dice ahora conocer la fabulosa his­toria de Alexis Medina, pero la verdad que ese per­sonaje no figuró en ninguna de las carteleras de campaña.

El expediente de la Operación Anti-pulpo era im­pensable meses atrás, y de los Hombres del Presi­dente, eran otros los marcados.

No se pensó en familiar, aun cuando la hermanísi­ma Lucía Medina dio carpeta hasta que Félix Bau­tista dispuso de ella con facilidad.

Le dio a beber su propia agua.

Las cosas son como son, y ahora habrá que ver si el PLD asume una causa que institucionalmente po­dría serle ajena.

El hermanito no figura como dirigente del partido, ni nadie menciona sus méritos políticos. El propio Alexis, cuando habló, se quejó: “El Ministerio Pú­blico, desde el primer día, ha sido devastador para la familia Medina”.

Asunto de familia, pues.

Pudo haber dicho devastador para el PLD, y pre­sentarse como víctima por su condición de miem­bro del partido, en cuyo caso había que disponer defensa. Al centrarse en la familia Medina, puso distancia del PLD, pero no de su hermano Danilo, que tendrá que moverse entre la ceca y la meca o remenear altares para salvarlo de la hoguera.

El PLD, no es que sea indiferente a su suerte, pero como la política debe seguir, lo mejor es ocuparse de lo propio e inmediato, sabiendo como sabe que la espada pende sobre su cabeza.