Listin Diario Logo
23 de enero 2021, actualizado a las 09:24 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 04 de diciembre de 2020

ORLANDO DICE

Claridad, amistad

Orlando Gil
gil@claro.net.do/@orlandogildice

 Nadie aprende en cabeza aje­na se decía en un tiempo, cuando todavía la tecnolo­gía no había establecido su reino.

El dicho que lució tan sabio en su momen­to ahora puede replantearse. A nadie ate­moriza la cárcel ajena, pues de ser lo con­trario, no se cometieran delitos y tal vez no existieran las penitenciarías.

La impunidad ampara, pero eso no signifi­ca que en ocasiones no se haya sometido a la justicia a los que faltan a la ley.

La política es un terreno que en crecen las malas yerbas, y más que difícil sembrar otras plantas, pues no dejan espacio.

Además, nunca se las corta, siempre se las poda, y por efecto de su propia naturale­za, retoñan.

Si se mirara hacia atrás se recordaría que la antigua o desparecida cárcel del ensan­che La Fe albergó gente de alcurnia políti­ca, social y económica. Igual Najayo.

No fueron encierros duros, se permitieron facilidades, pero padecieron las de Caín. Ningún mayor horror que perder la liber­tad.

Estas observaciones parecen ociosas, y no lo son.

El presidente Luis Abinader aleccionó el pasado miércoles a sus altos cargos de una manera gráfica e interesante.

Quiso que se vieran en el espejo roto del grupo puesto a buen recaudo por la Pro­curaduría, acusados de defraudar los di­neros del pueblo.

Por si acaso alguien no lo tenía claro, eli­minó las dudas. La justicia independien­te, o por lo menos el ministerio público, es una cuchilla que se afila para cualquier garganta.

Hoy unos, mañana otros.

Ese pena de la vida al estilo de la batalla de Palo Hincado provocó reafirmaciones y subordinación al nuevo Evangelio.

Todo el que se aparte de la línea, que se salga del tiesto, debe saber que va por cuenta propia, que no habrá amparo de poder.

El documento o la ocasión pueden ser ob­jeto de diversas interpretaciones, pero lo importante es que lo dijo. Y esas pala­bras, en la actual circunstancia, no están de más.

El presidente conoce sus hombres, y si consideró que era oportuno advertirlos, razones de sobra tendrá. A mayor clari­dad, mayor amistad.


Más en Puntos de vista