Listin Diario Logo
20 de septiembre 2021, actualizado a las 09:04 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 06 de noviembre de 2020

EL CORRER DE LOS DÍAS

Visión de Fray Román Pané, notas

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

 Del mismo modo que Fray Barto­lomé de las Casas hace notar que la lengua en la que escribe el Almirante Cristóbal Colon anda mez­clada con portuguesismos que son parte de sus ocho años vividos en Portugal.

Pedro Henríquez Ureña hace pensar en la caracte­rística de la lengua mater­na de fray Román Pané cuando sale enviado hacia una parte del centro de la isla donde se habla la lla­mada lengua taina, domi­nio del cacique Guarionex, puesto que la que se habla en la zona donde se inicia el trabajo eclesiástico del sacerdote es el Macorís.

Todo esto lleva a un aná­lisis sobre si el escrito de Pané, para complacer al Almirante es tan taino co­mo puede suponerse, o si entre la lengua Macorís que conoce Pané, y la taina se hayan mezclado algu­nas concepciones míticas macurijes.

Vale también señalar la dificultad de la lengua de Pané, que podría haber in­fluenciado en su Relación.

Otro punto a tomar en cuenta es que, si Pané ha­ya, usando los traducto­res indígenas llamados ni­hurici, llevados entre los indios del Macorix; es ló­gico que hubieran sido de gran ayuda y que fue­ran también auxilio para entender el taino, en las traducciones que posible­mente hicieron los mismos para él, las que haya ha­bido influencias del Maco­rís, lo que, a muestro jui­cio haya tenido mucho que ver en las traducciones de los nihurici, porque eran los únicos que, al saber las tres lenguas, castellano, taino y Macorís, no fueran tan precisos en las tres.

Es posible que entre los macurijes que Pané men­ciona como acompañan­tes al cacicazgo taino, al­gunos, cristianizados, pertenecieran al grupo de los que sabían comunicar­se en tres lenguas.

El maestro Pedro Henrí­quez Ureña no se ha plan­teado la situación de ese modo, pero si se preocu­pa de las fallas del caste­llano de Pané, puesto que no hablaba bien el caste­llano y pudo haber forzado hacia una traducción que considerara ms inteligible lo traducido por los nihu­rici, que sin dudas, tradu­jeron del Macorís al taino lo que fijo Pané, con una grafía que el maestro Jo­sé Juan Arrom entresacó de diversos textos, revisan­do la mas cercana a la rea­lidad y comparándola con el arahuaco de la Guayana usando como referencia el “lokono”, llamado por él “arawaco legítimo” sin certidumbre de si otra ex­presiones de dialectos gua­yaneses tuvieran formas perdidas. .

De todos modos, esta es ahora mi posición, y consi­dero las bases lingüísticas aclaradas por el maestro Pedro Henríquez Ureña, quien en una nota de su Obra Critica se refiere al problema de Pané y su uso de las lenguas.