Listin Diario Logo
03 de diciembre 2020, actualizado a las 10:32 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 26 de octubre de 2020

ORLANDO DICE...

Como la candelita

  • Como la candelita
Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice

Apenas asoma, y sutil como prudente, pero con el mayor sigilo y acompañado del co­ronel disimulo, se inicia una campañita que busca posicio­nar a Danilo Medina y Leonel Fernández como polos de confrontación.

En los 8 años anteriores, y más en los úl­timos 4, el invento funcionó hasta que lle­gó el momento de la verdad, y el cambio se impuso.

A través de esos tortuosos caminos se lle­gó a la alternancia, una de las reglas de oro de la democracia, y se inicia una era que del PRM y su gestión de gobierno depende­rán que sea larga o corta.

¿ Qué es lo que deberán probar ahora ? La excelencia de sus liderazgos. Uno arma­dor con un fracaso fresco y el otro un diser­tante con público disminuido.

Fernández explica como nadie el des­ajuste del PLD que lo llevó a perder las pa­sadas elecciones y a la salida del poder.

Pero hasta ahora no hace lo mismo con su fallida participación en los comicios. Sus seguidores celebraron como propio el triunfo Luis Abinader y del PRM y revés de lo que ahora llaman “ el viejo partido ” y su candidato Gonzalo Castillo.

Aun cuando ese no fue el propósito de principio, pues de serlo hubiera apoyado abiertamente la boleta del cambio. Cierto que hubo acuerdos, pero sin pies ni cabe­zas, y de ahí algunas desorientaciones.

Fernández perdió el invicto y se cayó el mi­to, y tuvo que bajarse de la nube de sus mu­chos delirios. Los millones de firmas, por ejemplo. La estampida de los peledeístas, por demás. El PLD y la FP se afanan en sendos congresos, de los cuales uno debe renacer y otro nacer, pero ni el éxito ni el fracaso garan­tizan nada. Igual que sí, igual que no.

En un país donde volver, volver se can­tó antes de que fuera compuesto como ran­chera, no puede negarse ninguna posibili­dad. El agua corre y la sed es permanente.

Que nadie diga de esa agua no beberé, pero si atender al Cristo que se clona, pues uno será de plata y el otro de palo.