Listin Diario Logo
30 de noviembre 2020, actualizado a las 04:42 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 23 de octubre de 2020

ORLANDO DICE ...

¿Cohete chino?

  • ¿Cohete chino?
Orlando Gil

 El presidente soltó el torpedo de reba­jar la asignación de los partidos, to­mando por sorpresa al conjunto que todavía no sabe cómo reaccionar.

Ninguna puesta de acuerdo, na­da de consenso o respuesta incorporada.

Aunque de cierto lo del mandatario fue más bien un cohete chino que hace mucho ruido y so­lo asusta a los cercanos. Ningún efecto, tampoco lesión.

Dijo que mandaría un proyecto, pues no es una medida que pueda tomar administrativamente, y solo una ley deroga o altera otra ley.

No puede decirse que la iniciativa se quedara en el tintero, pero hasta ahora no se conoce la pie­za ni esta llega a las cámaras.

Observando el debate, que no es intenso pero se generaliza, el Ejecutivo podría estar perdiendo tiempo, cuando debió actuar inmediatamente.

Decirlo una noche y enviarlo al día siguiente. No un palo acechado, pero si tomar despreveni­do a un liderazgo político acostumbrado a las ven­tajas.

No hay dudas de que habrá negociación, y difí­cilmente sea finalmente la mitad. Tal vez un tercio o un cuarto, pero no 50 %.

Aun cuando el ambiente de pueblo es eliminar un fondo que no cumple su real función y uno de los tantos dispendios de los dineros públicos.

Hasta ahora la mayor resistencia es del PLD y la Fuerza del Pueblo, y en ambos casos se explica po­líticamente. El partido morado no lleva contabili­dad de lo mucho ¿qué sería entonces de lo poco?

Además, si se va a transformar, a refundar, ne­cesitará recursos, y aunque se le considera desde fuera un partido de ricos, ninguno de sus dirigen­tes va a aportar un centavo de sus bolsillos.

La FP por igual. Pequeño de tamaño y escaso de recursos, el auxilio vía Presupuesto le vendría como anillo al dedo.

La suerte que no se echa, no se gana.

El gobernante que anunció la medida debe pa­sar del dicho al hecho y enviar al Congreso Nacio­nal el proyecto, y que las mayorías decidan.

Las cámaras no pueden ser brazo ejecutor del gobierno, pero por lo menos debieran tener sinto­nía con la situación.

La calamidad demanda.