Listin Diario Logo
26 de noviembre 2020, actualizado a las 09:34 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 21 de octubre de 2020

EL INFORME OPPENHEIMER

Razones para sacar a Trump

ANDRES OPPENHEIMER

 Cuando la gen­te me pregun­ta por qué soy tan crítico del presidente Do­nald Trump, les digo que no es solo porque, como des­cubrí cuando lo entrevisté en 2013, es un ser humano horrible y un pésimo ejem­plo para nuestros hijos. Es por razones que van mucho más allá de su espantosa personalidad.

No puedo apoyar a Trump porque su pésimo manejo de la pandemia de COVID-19 ha resultado en un récord mundial de más de 218,000 muertes. Con solo el 4% de la población mundial, Esta­dos Unidos tiene el 20% de las muertes por COVID-19 en el mundo.

Estados Unidos sufrió mu­chas más muertes por CO­VID-19 como porcentaje de su población que Canadá, Alema­nia, Corea del Sur y otros paí­ses ricos.

Trump sabía sobre la leta­lidad del coronavirus desde el principio —lo admitió en una entrevista grabada en febre­ro— pero decidió mentirle al pueblo estadounidense por te­mor a que la pandemia arrui­nara sus posibilidades de re­elección. En lugar de predicar con el ejemplo, usando una máscara y predicando la dis­tancia social, Trump se burló de todo eso. Así, violó su prin­cipal deber como presidente: cuidar la vida de los estadouni­denses.

No puedo apoyar a Trump porque ha construido su carre­ra política alentando el racis­mo y la xenofobia. Comenzó su campaña de 2016 afirman­do falsamente que la mayo­ría de los inmigrantes indo­cumentados mexicanos son criminales y violadores, luego separó a los niños inmigrantes de sus padres y afirmó que hay “buena gente en ambos lados” cuando matones neonazis se enfrentaron con manifestantes en Charlottesville, Virginia en agosto del 2017.

Envalentonados por Trump, los grupos neonazis y supre­macistas blancos están flore­ciendo en Estados Unidos.

No puedo apoyar a Trump porque sus amenazas de no reconocer los resultados de las elecciones de 2020 si pierde, sus constantes ataques verba­les contra los servidores públi­cos y sus afirmaciones diarias de que la prensa independien­te es “la enemiga del pueblo” están socavando más de 200 años de democracia en Esta­dos Unidos.

No puedo apoyar a Trump porque sus esfuerzos por des­mantelar el plan de salud “Obamacare” amenazan con dejar a millones de estadouni­denses con enfermedades pre­existentes sin servicios de sa­lud.

No puedo apoyar a Trump porque está en el lado equivo­cado de la lucha para detener el calentamiento global, prote­ger los derechos de las mujeres y reducir la venta de armas se­miautomáticas.

No puedo apoyar a Trump porque su manejo de la eco­nomía ha sido mediocre. Continuó con la recupera­ción económica de los años de Obama, pero redujo el desempleo mucho menos que Obama.

No puedo apoyar a Trump porque su política exterior, a excepción del acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, ha sido una serie de fracasos. Su plan de paz israelí-palestino nunca se materializó, su luna de miel con Corea del Norte fue un fiasco, y sus ataques verbales contra Europa han dejado a Estados Unidos mas aislado que nunca. Lo que es más, los abrazos de Trump a los dictadores de Corea del Nor­te, Rusia y otros países le han quitado a Estados Unidos au­toridad moral para exigir el respeto a los derechos huma­nos en todo el mundo, inclu­yendo en Venezuela y Cuba. Si Trump realmente quisiera restaurar la democracia en Venezuela, y no solo ganar votos en la Florida, habría presionado a Rusia para que deje de apoyar a Nicolas Ma­duro.

No puedo apoyar a Trump porque casi no pasa un día sin que insulte a nuestra in­teligencia, alegando que la pandemia casi ha terminado cuando los casos de corona­virus están nuevamente en alza, o que México pagará por el muro fronterizo.

Trump no solo es un ser humano horrible, un peli­gro para la salud pública y un mentiroso compulsivo, sino que es una amenaza para la democracia de Estados Uni­dos. Otros cuatro años de Trump convertirían a este país en una república ba­nanera. Estados Unidos necesita un regreso a la normalidad.