Listin Diario Logo
01 de diciembre 2020, actualizado a las 01:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 19 de octubre de 2020

Condición de joven y mujer

  • Condición de joven y mujer
Orlando Gil

Kimberly Taveras no debe renunciar ni ser cancelada, pero si investigada. No  para complacer litorales, sino  acantilados, donde el agua golpea con más fuerza. 

La funcionaria, como suceso, es un caso raro, y enfrentada a leones difícilmente salga ilesa del circo. Aun cuando la situación confunde. 

¿Qué lo qué realmente? ¿Qué sea millonaria, o joven, o mujer, o contratista, o funcionaria? 

Las preguntas no huelgan, son pertinentes, pues cada opinante lo hace desde una óptica distinta, y unos van con sables a cortar cabeza y otros con dagas a clavarlas en las costillas. 

Comentaba en las redes que sería lamentable que el primer procesado del gobierno del cambio sea joven y sea mujer, pues en estos días de lo que  más se habla es de participación de jóvenes y mujeres en cargos de responsabilidad. 

Tan relevantes y necesarios son unos y otras (aunque pueden darse las dos condiciones en una sola persona) que la ley y los partidos asignan cuotas. 

¿A qué entonces porcentajes predeterminados si ni los jóvenes ni las mujeres llenan las expectativas, de si da lo mismo viejo que hombre? 

La experiencia es todavía más intrigante si se observa mayor afán en sus compañeros de partido y gobierno en hacerla caer que sus contrarios de oposición. 

De mujer a mujer y un escenario de combate moral inexplicable. 

Se pide al presidente de la Cámara de Cuentas que no renuncie porque su renuncia afectaría la auditoría a los bienes de la ministra, y por igual se demanda a la Procuraduría dar prioridad a esta investigación. 

Hugo Álvarez no hace auditoría, sino un personal técnico y medio, por lo que el presidente podría irse y el organismo seguir funcionando. 

El ministerio público independiente deja de ser independiente desde el momento que se le urge con un expediente marcado. Si Miriam Germán accede: ¡adiós independencia, adiós! 

Lanzada a las corrientes rápidas, a nado y sin salvavidas, su suerte no puede ser otra que la del ahogado. Y parece que se quiere eso.

 


Más en Puntos de vista