Listin Diario Logo
24 de octubre 2020, actualizado a las 03:34 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 25 de septiembre de 2020

ORLANDO DICE

Los agobios de antes

  • Los agobios de antes
Orlando Gil

 Los partidos sufren de todos los agobios, menos del económico. El Estado que con todo incumple no falla en la entrega del situado: fondo millonario para su mejor desempeño.

A eso debe agregarse que la inversión en campaña es un negocio productivo, y por los informes oficiales, vía Junta Central Electo­ral, el dinero recién corrió como nunca.

A manos llenas diría el pregón.

Basta con saber o recordar que la oposi­ción gastó más que el oficialismo, y ese hecho tan extraordinario debe ser responsable. O de que una ganara o el otro perdiera.

Sin embargo, no siempre fue así. Leyendo el último libro de Cándido Gerón: Peña Gó­mez, una vida dedicada a la democracia, no solo se conoce el origen de sus ideas o se con­trastan con el pensamiento dominante. Da­tos interesantes, y posiblemente inéditos, de un Peña Gómez que estudiaba a San Agustín, uno de los más fecundos padres de la Iglesia.

Aunque ese no es el punto que interesa. En las cartas de Juan Bosch al que fuera su dis­cípulo más aventajado en una época, e inclui­das en el tomo, figura en un primer plano los apremios económicos del PRD de entonces.

En que 500 dólares eran una suma fabulo­sa y 100 pesos sacaban de un apuro, no a un dirigente, sino al partido en su conjunto.

Rascaban sin uñas entre piedras y no en­contraban agua.

Los envíos de Nueva York, que ahora sería la diáspora, salvaban en ocasiones. O la soli­daridad de la colindancia extranjera.

No debe sorprender que pasado el tiempo, fuera Peña Gómez quien trajera de sus viajes y participación en reuniones de la Internacio­nal Socialista, la modalidad de financiamien­to público de los partidos.

La que rige ahora, aunque en estos día sea una práctica aberrante, degenerada, pues aunque los fines parecen los mismos, aprove­cha a bolsillos particulares.

Cualquiera (en todos los sentidos posibles de la palabra) funda un partido, sabiendo co­mo sabe que por ley le llegarán recursos del Presupuesto.

Ya Gloria Martín no canta, pero pudiera hacerlo: “Así, que fácil es”.