Listin Diario Logo
28 de septiembre 2020, actualizado a las 12:39 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 14 de agosto de 2020

EN POCAS PALABRAS

Relaciones EEUU-China (XI)

  • Relaciones EEUU-China (XI)
Juan Guiliani Cury

La visita que hi­zo el presidente Trump el pasa­do 10 de julio a la sede del Co­mando Sur de los Estados Unidos, en Miami, ente es­tratégico militar que cubre la seguridad y vigilancia en el hemisferio occidental, es parte del interés estadouni­dense de preservar la segu­ridad regional contra las amenazas de organizacio­nes criminales, el narcotrá­fico, el trasiego de armas ligeras, trata de humanos, lavado de activos y las en­cubiertas células del terro­rismo internacional entre­nadas en el Caribe sur, son ingredientes importantes de las preocupaciones de Washington en la región y la custodia de su territorio continental. Esto, aunque podría argumentarse, que el papel del Comando Sur como guardián hemisférico de los intereses norteame­ricanos, para Washington, China, no constituyen- hasta ahora - amenaza de consideración en cuan­to a la influencia militar que Estados Unidos tiene y ejerce en la zona hemis­férica occidental. El punto está entre otros cuestiona­mientos, en las acciones y agresivas inversiones chinas, en infraestructu­ras terrestres y marítimas, energía, finanzas, teleco­municaciones, tecnolo­gías digitales como, BDS-3, Hikvision, en naciones con vínculos diplomáticos con Pekín, y que Washing­ton, guarda recelos de es­tos intereses comerciales e ideológicos, algunos vistos como “circunstanciales.” Con el caso de Venezuela, Beijing ayuda con présta­mos a cambio de petróleo y oro. John Bolton, ex asesor de Seguridad Nacional, en su libro sobre las interio­ridades políticas de la Ca­sa Blanca, predice que de ganar Trump en noviem­bre, un eventual encuen­tro entre Trump y Madu­ro para zanjar diferencias políticas y comerciales con el líder chavista. Estados Unidos, y no es un secre­to, persigue su interés en el petróleo venezolano, país con las reservas petro­leras más grande del mun­do. Venezuela también, busca re-lanzar su conge­lada riqueza hidrocarburi­fera que sea patentada con tecnología norteamericana y beneficiarse de ese mer­cado, siendo Citgo, parte de ese apetitoso pastel na­da despreciable para los intereses de Miraflores; mientras la gigante china CNOOC, socia con 25% en Liza Stabroek de la texana ExxonMobil, en Guyana, comparten ambas el pala­dar petrolífero guyanés.