Listin Diario Logo
22 de septiembre 2020, actualizado a las 12:40 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 13 de agosto de 2020

EN SALUD, ARTE Y SOCIEDAD

Gracias, Luis Abinader, por Carmen Heredia en Cultura

  • Gracias, Luis Abinader, por Carmen Heredia en Cultura
Ignacio Nova
ignnova1@yahoo.com

 Luis Abinader, Presidente Electo que el próximo 16 de agosto recibirá el gobierno, anunció que designará a Carmen Here­dia —bailarina, violinista, crítico de arte y adminis­tradora de empresa— en el Ministerio de Cultura.

La decisión se recibe co­mo acción importante y se celebra.

Con ella, el presidente de #ElCambio devuelve la entidad a quienes en su entorno sueñan, habitan, crean, actúan y empren­den.

Carmen Heredia es una aquilatada figura pública de las artes. Ella engala­na cualquier posición en la cual sea colocada: por sus méritos personales, for­mación política y cultural, su firmeza de carácter, su don de gente y autoridad, su actitud de permanente presencia en el escenario creativo y de interpretacio­nes, por su atención y ob­servación agudas, por sus gentiles maneras.

Al indicarla, se rompe con el desprecio que ha­cia los intelectuales y ar­tistas expresó el oficialis­mo saliente, designando a cargo de Cultura personas sin vínculo troncales con el sector, apartados de es­te desde hace décadas o con poca dimensión en sus aportes individuales a este entramado donde en emo­ción y sentimiento fraguan y se concretan los signifi­cados de nación y justicia, de humanismo, civilidad y coexistencia, preservando los tesoros físicos e intan­gible de la riqueza nacio­nal. Con Carmen Heredia la cultura regresa al tope del Ministerio de Cultura; restablece, en el espectro de la gestión y de las ac­ciones oficiales en el ra­mo, una idoneidad acom­pañada de objetivos hacia lo mejor.

Si lo cultural tiende a al­go de forma indudable, co­mo paradigma propio de su definición y condición de su existencia, es hacia la expresión de los talen­tos en obras y resultados que den cuenta de niveles máximos de sentido, origi­nalidad y excelencia.

Por la incidencia de es­ta triada, en una de sus praxis, el arte, hasta lo feo adquiere dimensión estéti­ca, acompañando a lo be­llo y a lo sublime.

Cultura es modelar la existencia e imaginarios en significados trascen­dentes para el ser, la colec­tividad. Ellos re emergen en visiones y pensamien­tos encarnados en formas nuevas, originales y tota­les, comprometidos con la sociedad, la humanidad, el individuo y los demás. Karl Rosenkranz inició la hoy abundante teoriza­ción al respecto.

Lo feo, como calidad es­tética, es un recurso crí­tico social. Lo trágico, la compasión humana ante lo heroico. A ellos ingre­san segmentos, momentos y figuras importantes de la Historia del arte: Geroni­mus El Bosco (Jheronimus van Aken), Goya, Picasso, George Gross, Ensor, el ex­presionismo y, al sentido de lo trágico: Aquiles, el Laooconte, las crucifixio­nes de Jesús, Gericault…)

También sus “opues­tos” —lo bello y lo subli­me. Estos desencadenan, con sentido de aprobación y disfrute, ese nivel de re­querimiento, el mismo an­claje al significado origi­nal de expresión excelente hasta deslumbrar.

Lo bello y lo trágico lo­graron existencia armóni­ca en lo visual: Laocoonte y, en las socionarrativas, en el destino de sacrificio y entrega de los héroes, des­de la Ilíada y la Odisea.

Hay belleza en el su­frimiento de morir por el bien común y el colecti­vo: Jesús. Es lo que expli­ca a Aquiles y los mitos heroicos.¡Heroicidad, re­querimiento urgente ante las crisis!


Más en Puntos de vista