Listin Diario Logo
20 de enero 2021, actualizado a las 01:01 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 12 de agosto de 2020

ASUNTOS DE DERECHO

El juez, las partes y el contrato

MATÍAS MODESTO DEL ROSARIO HIJO

La Suprema Cor­te de Justicia, ha sentado criterio respecto a las con­venciones forma­lizadas entre las partes contra­tantes y ha sostenido, que por más equitativa que considere su intervención jurisdiccional, el juez no puede modificar las convenciones pactadas en­tre los contratantes, estable­ciendo que el artículo 1134 del Código Civil dominica­no dispone que: “Las con­venciones legalmente forma­das tienen fuerza de ley para aquellos que las han pactado. No pueden ser revocadas si­no por mutuo consentimien­to, o por las causas que estén autorizadas por la ley. Deben llevarse a ejecución de buena fe”. Nuestra alta Corte ha juz­gado que: “por regla general, el principio de intangibilidad de las convenciones consagra­do en el artículo 1134 del Có­digo Civil, concede a las par­tes poder de disposición sobre sus respectivos intereses, de manera que, puedan decidir de manera libre y voluntaria sobre el contenido de las esti­pulaciones o cláusulas en las que se consignan las obliga­ciones contraídas, así como la forma y los plazos para su eje­cución; “por lo que, sostiene la SCJ, que no corresponde a los tribunales modificar las con­venciones de las partes contra­tantes por más equitativa que considere su intervención ju­risdiccional”; que en este mis­mo sentido se ha expresado el Tribunal Constitucional, cuan­do establece que las partes son libres para negociar las con­diciones en las cuales contra­tan o suscriben un acuerdo y, bajo esa perspectiva, salvo ca­sos particulares previamente establecidos, las cláusulas de un contrato deben ser aplica­das por las partes, no pudien­do un juez inmiscuirse de ma­nera directa en el mismo; SCJ, Sala Civil y Comercial, senten­cia número 1830, de fecha 27 de septiembre del 2017”, en ese sentido, nuestra Suprema Corte de Justicia ha dejado claro que ningún tribunal pue­de modificar lo acordado en­tre las partes.