Listin Diario Logo
03 de agosto 2020, actualizado a las 07:48 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista martes, 14 de julio de 2020

POLÍTICA Y CULTURA

¿Un país de clase media?

  • ¿Un país de clase media?
Tony Raful
[email protected]

 La distinguida socióloga Ro­sario Espinal manifestó días antes de las elecciones del 5 de julio pa­sado, que si el PRM ganaba las elecciones, ese resultado confirmaría que nuestra so­ciedad era una sociedad de clase media, pero que si el PLD ganaba, entonces ese aserto demostraría que los sectores más pobres y hu­mildes socialmente seguían siendo mayoritarios.

La idea era expresar que el Poder del Estado, soste­nido en el clientelismo y las dádivas, no funcionaría con la clase media decidida a votar contra el continuis­mo político del PLD, y por lo tanto esa organización per­dería las elecciones, pero que, por el contrario, esos recursos a emplearse, des­honestos y delictivos (la in­terpretación es mía), surti­rían un efecto demoledor en los resultados desfavore­ciendo a la oposición. ¿Qué es la pobreza? ¿Cuáles ele­mentos concurren en el análisis metodológico para situar los índices de pobre­za de un país? Factores di­ferenciadores son: el anal­fabetismo, el desempleo, la desnutrición, falta de servi­cios sociales, condición sa­nitaria deplorable, la educa­ción y la emigración.

De estos factores, el des­empleo sigue siendo catas­trófico, la desnutrición tiene índices alarmantes, la falta de servicios sociales es cono­cida, las condiciones sanita­rias de los servicios públicos es una vergüenza nacional, la mortalidad infantil en el país tiene un alto índice de mortalidad neonatal, sien­do una de las tasas más altas de América Latina. Siete de cada diez dominicanos ex­presan la necesidad de salir del país en busca de mejores oportunidades.

A estos elementos hay que agregar la educación. Uno de cada tres jóvenes entre 18 y 25 años no termi­nan la escuela primaria y un tercio de los que terminan no acaban la secundaria El analfabetismo funcional ha­ce horizontes, independien­temente de la creación de centros educativos superio­res. La estadísticas sobre la educación dominicana de organismos internacionales nos deja muy mal parados. Según datos del Ministe­rio de Economía y Desarro­llo del 2016, el 30.5% de la población se encuentra bajo el umbral de pobreza. Habla­mos de 3 millones de perso­nas. La pobreza extrema gra­vita alrededor de 700,000 a un millón de seres humanos. Existe una acentuada des­igualdad social.

El gasto social sigue sien­do bajo verificándose en as­pectos como la calidad de la sanidad y la ausencia de me­dios básicos como el agua potable y la electricidad. No hay una calificación adecua­da para evaluar la capacidad del Estado en enfrentar los desastres naturales y el cam­bio climático.

La situación de la mujer dominicana se refleja en la desigualdad de la situación laboral. La mayoría de ofer­tas laborales es de mala cali­dad, verificándose una con­centración excesiva en la capital.

Pero para ilustrar el cua­dro de pobreza social y de in­digencia podemos citar el au­mento desproporcionado de la delincuencia y el crimen en los barrios y comunidades, así como el negocio de las drogas y la corrupción a nive­les insospechados.

Nuestros servicios públi­cos han decaído en un 60%. No existen sistemas pluviales adecuados. ¿Es este un país de clase media?

Volveremos sobre el tema para situar la gran votación del PRM entre los pobres a contrapelo del voto oficialis­ta.