Listin Diario Logo
14 de agosto 2020, actualizado a las 07:12 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 03 de julio de 2020

MI TURNO

Cambio en el curso de la historia

  • Cambio en el curso de la historia
ANDRÉS LUGO RISK

 Este domingo, los dominicanos elegiremos a nuestro primer presidente nacido después de la dictadura de Trujillo. Acudiremos a las urnas con la convicción de que el derecho al sufragio esta vez es mas deber que nunca. A pesar de todas las razones económicas, sociales y polí­ticas que tenían decidido al pueblo a votar por un cam­bio, esta crisis se ha encargado de afianzarlas. Si había dudas, dudo que queden. Se ha puesto en total eviden­cia lo mal gobernados que hemos estado.

Luis Abinader tiene el desafío de liderar una transi­ción hacía una administración con nuevas caracterís­ticas, de transparencia y de eficiencia en el manejo del país, consciente de que es primordial recuperar la con­fianza en nuestras instituciones democráticas. Demos­trar voluntad política en una verdadera lucha contra la corrupción y la impunidad, viabilizando un esfuerzo combinado entre un ministerio público independiente, un poder judicial ágil y una cámara de cuentas y contra­loría eficaces.

Levantar en un corto plazo a una nación afectada por la pandemia con un déficit proyectado de 3 mil millones de dólares, dando asistencia a los ciudada­nos que han perdido sus ingresos y a las empresas y comercios que han presentado severas pérdidas, pa­ra inmediatamente reactivar la economía. Una re­forma tributaria que reduzca las tasas y aumente las recaudaciones. Lograr un balance positivo entre un gasto público de calidad y el endeudamiento, donde los incentivos fiscales motoricen las inversiones del sector privado y dinamicen la agropecuaria y la cons­trucción, incluyendo el relanzamiento de los sectores industriales, de zonas francas, exportadores, y por supuesto, el turismo.

Debe cumplir con su compromiso de generar en su cuatrienio 600 mil empleos y optimizar los salarios de los trabajadores, incluyendo a los jóvenes con un 29% de desempleo. Pero también de invertir 40 mil millones de pesos anuales en una salud pública de calidad, universal y con suficientes unidades primarias. Una reestructuración de la inversión en educación, con énfasis en su calidad, en su cobertura y en la capacitación docente. Así como lograr avances concretos en materia de seguridad ciudadana, medio ambiente, uso de nuevas tecnologías, lucha contra la pobreza y desarrollo humano. 

No es una tarea fácil, pero Luis Abinader cuenta con la voluntad, la formación, el carácter y una organización con aliados políticos y sociales formidables. Pero sobre todo, tiene el respaldo de un pueblo que se lo demostrará en las urnas, ávido de un gobierno que le devuelva la esperanza y la fe en un presente y un futuro más digno, justo y próspero, que cambiará el curso de la historia.