Listin Diario Logo
02 de julio 2020, actualizado a las 12:22 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 05 de junio de 2020

EL BULEVAR DE LA VIDA

No olvidemos lo principal

  • No olvidemos lo principal
Pablo Mckinney
pablomcKinney@gmail.com

 El sistema de seguridad 911 ha venido a poner números a nuestros temores, convirtien­do en datos reales lo que has­ta entonces eran sospechas, percepciones.

Ahora sabemos que durante lo que va de cuarentena, la violencia intrafamiliar ha aumentado 27% con relación al mis­mo período de 2019.

Como sabemos, que los casos de vio­lencia contra la mujer aumentaron un 15% en igual periodo.

¡Ve qué vaina!

El mundo va sacando de abajo. Todos andamos afanados en presentar nuestra mejor cara en estos tiempos difíciles don­de se ha mezclado una pandemia de sa­lud con una hecatombe de pobreza, em­pobrecimiento y desigualdad, al punto de que hoy todos somos un poco mas po­bres que ayer. Pobres de pan o de abra­zos, pero más pobres.

La crisis de la salud ha llevado a la cri­sis de la economía y ellas nos han golpea­do por donde más duele, la familia, los amigos, los amores.

Así como entre los enamorados las conversaciones políticas conducen a la cultura y de allí casi siempre terminan en el amor y sus cabalgatas, así, las crisis económicas conducen a crisis políticas.

Las crisis de salud -cuando tienen el poder dañino de este bicho malo del co­ronavirus - conducen a crisis económi­cas que desnudan las carencias de una sociedad, exponen sus vergüenzas, como el machismo leninismo del macho ibérico que en su casa continúa reproduciendo el modelo del abuelo. (Y ni siquiera una modesta fregada ha dado en medio de esta crisis).

Gracias al Covid-19 que ha conducido al teletrabajo y al telestudio, ahora sabe­mos cuán importante es acelerar los es­fuerzos por disminuir la brecha digital.

Por el Covid sabemos o por lo menos estamos mas cerca de imaginar la impor­tancia de los afectos, el valor de un abra­zo.

Entonces, en lo que recuperamos la sa­lud y relanzamos la economía, a ver si ca­da quien, -comenzando por el gobierno y terminando con los ciudadanos-, hace todo lo que este a su alcance por nunca más olvidar lo principal, en fin, “que es el amor, estúpidos, es el amor”, la familia, los amigos, los vecinos, en el hogar, en la iglesia o en el bar de la esquina.

No olvidemos lo principal.