Listin Diario Logo
23 de noviembre 2020, actualizado a las 12:48 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista sábado, 09 de mayo de 2020

EL INFORME OPPENHEIMER

¿Cómo será el futuro económico de AL?

  • ¿Cómo será el futuro económico de AL?
Andres Oppenheimer

 Aunque la ma­yoría de los economistas predicen que las economías latinoamericanas comenza­rán a recuperarse de la crisis de COVID-19 en la segunda mitad del año, una entrevis­ta con el pronosticador eco­nómico más influyente de la región me dejó con dudas sobre si la recuperación será tan rápida y tan grande co­mo muchos esperaban.

Ya pasó casi un mes des­de que el Fondo Monetario Internacional (FMI), la prin­cipal institución financie­ra internacional en materia de proyecciones económi­cas, emitió sus pronósticos económicos para la región. El FMI predijo que la econo­mía de América Latina en su conjunto caerá un 5.2% es­te año, y crecerá un 3.4% el próximo año.

Pero el director del FMI para América Latina y el Ca­ribe, Alejandro Werner, me pareció un poco menos opti­mista que antes cuando ha­blé con él esta semana.

Werner comenzó dicién­dome que es inusualmen­te difícil para los economis­tas hacer pronósticos en este momento, porque el impac­to de la pandemia del coro­navirus no dependerá tanto de los factores económicos, sino epidemiológicos. Pero, dicho esto, reconoció que las previsiones de abril del FMI para la región podrían tener que revisarse hacia la baja.

“Lo más probable es que el crecimiento económico de América Latina en 2020 sea aún más negativo de lo que pronosticamos, porque es probable que la economía de Estados Unidos se contraiga más de lo que nosotros es­perábamos”, me dijo Wer­ner. Una mayor recesión en Estados Unidos se traducirá en menos remesas familiares de los residentes estadouni­denses a Latinoamérica, me­nos turismo, y menos expor­taciones.

Cuando Estados Unidos y los países europeos publica­ron sus resultados económi­cos del primer trimestre po­cos días atrás, “fueron aún más débiles de lo que anti­cipamos en nuestro escena­rio central” en abril, señaló. “Entonces, es probable que la próxima vez que saque­mos números, que será en el verano (del hemisferio nor­te) estos números serán peo­res”, dijo Werner .

Cuando le pregunté cuá­les son sus proyecciones de crecimiento económico de la región ahora, Werner me dijo que estima que la eco­nomía de Estados Unidos caiga un 5.9% este año, que las de México y Argentina se contraigan en un 6.6% y ca­si un 6% respectivamente es­te año.

La buena noticia, agregó, es que comenzaremos a ver “una recuperación económi­ca relativamente rápida en la segunda mitad de 2020, y especialmente en 2021”, me dijo Werner. “La recupera­ción será más rápida que en la Gran Depresión de 1929, o la de la crisis financiera de 2008”.

Werner no está solo al predecir una recuperación latinoamericana en 2021. El Banco Mundial, las Na­ciones Unidas y los princi­pales bancos privados es­peran lo mismo, entre otras cosas porque es probable que la economía de China crezca hasta un 9% el próxi­mo año. China es el princi­pal comprador de las expor­taciones latinoamericanas de materias primas.

Lo que más me preocupa son las posibles consecuen­cias políticas de la crisis del COVID-19. Podrían dar lu­gar a un aumento del popu­lismo radical, con todas sus desastrosas secuelas.