EN SALUD, ARTE Y SOCIEDAD

Abinader, gobierno y el coronavirus

Ignacio Nova

  Anteayer se informó la decisión oficial, comunicada a través del Servicio Nacional de Salud (SNS), de aceptar el aporte de hospitales móviles que para fortalecer la capacidad de respuesta frente al Coronavirus propuso el candidato presidencial por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), señor Luis Abinader.

Tal ofrecimiento acompañaba los oficialmente aprobados, procedentes del empresariado, las iglesias, embajadas, personalidades y otros candidatos.

Junto a los esfuerzos desplegados por el Ministerio de Salud Pública y el SNS, la instalación de este —ahora inicialmente en La Vega— y otros hospitales móviles ampliará las capacidades para superar los potenciales retos que sobre la salud y la economía lanza el Coronavirus.

Investido de los poderes derivados del Estado de Excepción que a favor del gobierno confirieran las cámaras del Congreso Nacional y se aprestan a extender hoy con el esperado apoyo del PRM, el gobierno no necesita entrar en pleito. Sí  a la apertura de vías con esa organización política y su candidato, en reciprocidad y como garantía jurídica imposibles de ser secuestradas sin manchar innecesariamente la idoneidad del ejercicio de un fuero concedido unánimemente.

Aceptando el aporte, el Presidente Medina testimonió su calidad democrática en tanto las autoridades del Sistema Nacional de Salud, quienes lo ejecutarán, su rol de canalizadores de soluciones a favor de la salud colectiva proveniente de los ciudadanos y las organizaciones, sin discriminación, menos por banderías políticas.

Ante la amenaza del Covid-19, se valora que prevalezca el ejercicio respetuoso de los artículos 39 y 43 de nuestra Carta Magna. Esos instauran como derechos fundamentales la igualdad y el libre desarrollo de la personalidad, respectivamente.

Ahora, cuando urgen soluciones que robustezcan el escudo epidemiológico en torno a las comunidades, la instalación del autorizado hospital que a favor de la población vegana realizarán Abinader y el PRM, confiere un halo de propiedad a un gobierno que envía el mensaje de actuar sin parcialidades ni inaceptables exclusiones.

Una confrontación por algo tan bueno y elegante no es ni era siquiera imaginable; tampoco prudente. Sí indeseable.

Con 2111 casos de infecciones registradas por Covid-19 y 108 muertes, la enfermedad que ingresó al país el 1ro de marzo 2020 es una amenaza ante la cual ningún aporte o apoyo debe ser rechazado u obstruido.

Gracias a la unidad nacional ante el Covid-19, todo apunta hacia un grado de esperanza y optimismo razonables. Con un promedio registrado de 54 casos/día y una letalidad de 5.1%, el país queda por debajo de lo que asola al mundo: una tasa de muertes de 5.75%. También significativamente distanciado de los resultados regionales: en las Américas, las muertes por Covid-19 escalaban a 7.4% ayer 8 de abril, a las 13:40 horas.

Que el señor Abinader aporte 60 camas por hospital móvil aumentará las capacidades de atención, evitando la contaminación y el desborde hospitalarios.

Al viabilizar la realización del interés y preocupación por el bienestar de la gente que animan al señor Luis Abinader, el gobierno ratifica igual prenda a su favor.

Enhorabuena. Tiempos de nueva política son. Ojalá se aprueben pronto los restantes cinco hospitales.