Listin Diario Logo
08 de abril 2020, actualizado a las 12:39 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista miércoles, 25 de marzo de 2020

COLABORACIÓN

Manejo y gestión de la crisis

Manuel Fermín

El Gobierno se ha dispuesto a manejar y gestionar la crisis sanitaria aunque implique serios costes a la Economía.  Para ello ha dispuesto todo un paquete de medidas de carácter restrictivas con el propósito de poner límites al movimiento individual y grupal que pueda suponer riesgo para la gente (tiendas, restaurantes, playas, hoteles, plazas públicas y privadas, oficinas públicas, transporte masivo, (Metro, Teleférico, autobuses); asimismo las autoridades monetarias han diseñado y puesto en ejecución medidas económicas, financieras, fiscales y monetarias positivas e inteligentes para paliar el alto coste de ver restringidas las actividades productivas.  Podemos decir que han sido inclusivas para cubrir gran parte de los sectores afectados, aunque es de reconocer que no se encuentran en igualdad de condiciones para sobrevivir a las dificultades miles de medianos, pequeños y micronegocios, los vendedores callejeros, entre otros, que hará conveniente el asistencialismo, pero es el sector que más desfase tiene entre ingresos y gastos.  Desde luego, esta práctica es un vector para el virus por las filas y la aglomeración de personas que concentra.

Una gran franja de la población ha hecho conciencia de la grave situación que ha generado esta epidemia viral y ha venido acogiendo las recomendaciones sanitarias y normativas en el orden económico que afectan la nación.  Sin embargo, mucha gente se ha propuesto vulnerar las medidas sin ser represaliados ni expedientados. 

El  "toque de queda" se cumple en las noches, pero en el día el confinamiento no.  Hay que apuntar a la responsabilidad que solo se logra a expensas de la coherencia, al deber de todos.  El empeño mismo para proporcionar excesiva amplitud y precisión en el cumplimiento es imprescindible, y la autoridad pienso lo ha intentado respetando los servicios esenciales, la sanidad, energía, agua, alimentos, bancos, que no se han resentido, pero necesitamos más exigencia porque las cosas no pueden funcionar razonablemente, sino totalmente.  Hay que exigir a empresas productivas facilitarles todos los cuidados a sus trabajadores o deben ser cerradas hasta el cese de estas medidas.  Para ello es el "estado de excepcionalidad" y no precisamente para dar señales de aplicar una línea contenida de la trazada.  Evitemos entre todos un abismo mucho más grave.


Más en Puntos de vista