Listin Diario Logo
05 de junio 2020, actualizado a las 03:11 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista viernes, 20 de marzo de 2020

COLABORACIÓN

Castigo al poder

Manuel Fermín

Cerrando el círculo de gobierno peledeista, comenzamos ya a capturar una realidad que se está perfilando claramente para mayo.  La percepción comienza a elevarse luego del resultado electoral en los grandes centros de votantes en los que el PLD ha perdido fuelle como consecuencia de su división. 

En abril hay asunción de nuevas autoridades en alcaldías que dominaba el partido oficial y que la empleomanía quedará desamparada gracias al avance imparable de la estupidez atada a la máquina devastadora del poder, de creer que lo puede todo, sin embargo, parece que hará falta una auditoría interna, o al menos un análisis que evite que salten por los aires sus logros por la fuerte censura que le ha dado la población.

Su salida del poder se ve venir, y lo peor es que tiende a parecerse a la caída de una “dictadura”: el hartazgo, el encono generalizado, todos los estados de ánimo alineándose contra la “dictadura de la corrupción” que se entiende ha montado estructuralmente el PLD, una estructura realmente histórica en el país, pero es el espejo de la deriva de esa organización, y a eso se añade el clima de inseguridad pública y otras lacras que se debaten con la débil autoridad, y que han sido urgencias reiteradas. 

Una salida con tanta realidad desbordada después de haber recuperado el severo daño económico dejado precisamente por la genealogía perremeista, de producir un impacto importante sobre la capacidad del país de atraer inversión extranjera, generar empleo y riqueza en un ambiente sostenido de estabilidad macroeconómica, es verdaderamente raro en este tipo de democracia tropical. El rechazo mayor viene de los colectivos urbanos y suburbanos, precisamente de donde por decenios emanaba su poder que no era ilusorio.

Pero es indudable que el Gobierno ha quebrado la confianza en su pasado de gloria y ha permitido por su “leonofobia” que lo sustituya la “solidaridad colectiva” que ha aprovechado la frustración y el desencanto provocado por la división de una organización política que tuvo tantos éxitos electorales, pero que su alterado estilo de mandar lo conducirá inexorablemente a tener que actualizar su oferta frente al cambio generacional, la potencia de las redes sociales, y a mejores liderazgos.


Más en Puntos de vista