Listin Diario Logo
27 de noviembre 2020, actualizado a las 12:14 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista lunes, 02 de marzo de 2020

PUNTO DE MIRA

Violar la fecha de vencimiento

  • Violar la fecha de vencimiento
Alfredo Freites
alfredofreitesc@gmail.com

El presidente Danilo Medina ofreció su último discurso oficial con la rendición de cuentas por su aberrante último periodo gubernamental. Debió sentir el frío del hielo que ha sembrado con su pueblo. Hubo diferencias con la transición del 2012 porque deja el poder bajo el acoso popular cuando pudo ser entre aplausos y loas. Deja un país endeudado hasta la médula, su partido dividido y desconfianzas con la JCE. La inseguridad en las calles y la corrupción indignan tanto como los abusos de la Procuraduría de la República convertida en una jauría de acoso contra indignados.

Nadie imaginaria atropellos contra periodistas en un gobierno del PLD que, para asombró de todos, se jacta de espiar a los ciudadanos de todos los niveles.

Danilo se marcha, pero se ven sus dedos magullados al fallar en quedarse con el poder, aunque sea a través de un monigote. Su impopularidad es tanta que funcionarios y bocinas no pueden concurrir a lugares públicos. Tienen que comer por delivery. Estas noches pudo escuchar desde su casa las inmediatas encuestas en su contra, suscritas con cacerolazos.

Danilo trunca la carrera del PLD en el poder y sigue en intentos de convertirlo en su sepulcro.

Su capotazo de añadir a Margarita a la deslucida comparsa es otro acto fallido. La noche antes de las primarias era adorable esposa y al día siguiente ambiciosa distante. Se la ve como desleal o traidora al voto matrimonial que callada apoyaba la reelección para quedarse y alienta la idea que ser la candidata porque el Penco no pega. Gonzalo quizá soñó con la senaduría de Barahona, la candidatura presidencial lo atrapó con los pantalones abajo. No está preparado para estos lances.

Danilo no entendió que el ejercicio del poder tiene fecha de vencimiento. Es posible que sus acólitos del PLD alienten otra fullería, imprudencia que convertirá la ira popular en tsunami callejero.

Con una oposición decidida hay la lectura de dos contra uno.