Listin Diario Logo
21 de septiembre 2020, actualizado a las 09:37 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Puntos de vista jueves, 27 de febrero de 2020

EN SALUD, ARTE Y SOCIEDAD

Coyuntura política, PLD y el “Cisne negro” de Tony Raful

  • Coyuntura política, PLD y el “Cisne negro” de Tony Raful
Ignacio Nova
ignnova1@yahoo.com

Anteayer (febrero 25, 2020), el poeta y ensayista PRMista Tony Raful abordó en Listín Diario por qué perdía primacía electoral el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), según acreditadas encuestas, colocando a esa organización, por primera vez desde el 2004, ante el riesgo incrementado de pérdida del poder político.

Faltando definiciones para establecer como invariable el resultado definitivo, Raful, con concepto ecléctico y casi Jungiano de la Historia, recurre al “Cisne negro” de la división PLDista y a la casualidad para explicarlo.

Que lo casual incide en histórico, lo acepta hasta el Materialismo histórico. Federico Engels decía: “...Donde en la superficie de las cosas parece reinar la casualidad, ésta se halla siempre gobernada por leyes internas ocultas, y de lo que se trata es de descubrir estas leyes”.

De persistir, división PLDista y casualidad —con su gravitación hiperrealista— determinarían, así, resultados políticos, como “necesidad” sobre liderazgos antagonizados (ocurrió en el PRD, con aleccionadores desencantos). También las deudas sociopolíticas y el incremento y gravitación de mandatos vinculantes, relativos al tutelaje de sectores fácticos sobre los ámbitos del Estado y la configuración del poder político.

¿Por qué incrementó tal gravitación?

Respuestas abundan.

Se recurre a la teoría física: al “efecto mariposa”, validado matemáticamente en la Ley del caos.

La Política es “magia” y ciencia. Magia, al ejercerla como acto de prestidigitadores entrenados, laboriosos y apasionados. Ciencia, al observarla, estudiarla, analizarla y aplicarla para comprender, explicar y guiar los objetivos políticos: ganancia-pérdida de poder (político, económico, moral y organizacional) de los actores: Estado, ciudadanos, organizaciones, liderazgos...

Todo prestidigitador-líder tiene esencia y apariencia; “ser” y “representante” dotados de reversibilidad. En sus actos indistintos, el análisis aprehende sus significados y metas/funciones. Más ante un conocimiento progresando en todos los ámbitos, que las TICs difunden centrífugamente, incrementando las nociones-realidades de certeza, interconexión y aplicabilidad (táctica). Las ingobernabilidades se subsumen en el espectáculo.

Más que a la casualidad, el resultado redefine el caos, sustrayendo gobernanza. Es desconcierto, inexistencia, incomprensión y vías agotándose. El efecto, luz del pensamiento, apertura de opciones. Lógica.

Unir “efecto mariposa” y “ley del caos” invoca preguntas metódicas: ¿qué ala de cuál mariposa fue tocada?, ¿qué imprudencia táctica incubó ese “Cisne negro”?

Lo “mágico” es reversible a política hiperrealista, y viceversa. La respuesta conduciría a sub cuestionamientos, porque sin negociación sobre “lo posible en el momento”, pese a discursos altisonantes, es inconcebible la Política. Donde la negociación fracasa y el discurso apela a “valores” como instintos, más factores subyacen. Magia, realidades, convenios… A mirar más adentro.

La antítesis del liderazgo en el continuum cosmovisiones-intereses-liderazgos-seguidores determina, nuclea y desagrupa. La psicología lo explica con líderes que ceden, negocian o guerrean hasta morir. Trujillo enfrentó el mandato del tutelaje de abandonar el poder como dijo: muerto. Y fue complacido. Balaguer, más audaz, no discriminaba quien pudiera garantizar seguridad y tranquilidad a los de “la Máximo Gómez 25” cuando sus adláteres ondeaban el anti-peñagomismo.

Las Ciencias Políticas también cuestionan la gravitación de las deudas y tutelajes sobre el Poder, los líderes, la democracia, la república y el “Cisne negro”. Sus resultados jamás serán fortuitos. A su comprensión se agregará más al cierre de la jornada electoral definitiva.