IDEANDO

Tareas municipales

Heddel Cordero

Las próximas autoridades municipales del distrito nacional tendrán por delante una agenda extraordinaria de asuntos que no soportan más dilación.

Hablo de urgencias, de prioridades.

Presumo que lo mismo sucederá con el resto de las alcaldías más grandes del país.

No obstante, eso no puede ser motivo para que los discursos publicitarios de los candidatos se desborden con promesas  a todas luces increíbles e incumplibles.

Independientemente de que existe una instancia oficial facultada por ley  para combatir la delincuencia y garantizar la seguridad ciudadana, nos parece que ninguna alcaldía tiene recursos humanos y económicos para realizar exitosamente esa tarea.

Lo propio podríamos decir del servicio de agua potable y del tránsito vehicular.

El alcalde, en su condición de autoridad municipal,  puede aportar estudios e iniciativas que ayuden a resolver el caos inaudito del tránsito; pero la responsabilidad de esa tarea descansa oficialmente en el INTRANT.

Lo mismo podría decirse de la seguridad ciudadana y del servicio de agua potable.

Cuando a un votante le prometen cosas que el mismo advierte  que son irrealizables, le están dando motivos de sobra para que no vote por quien las promete.