OYE PAÍS

Presiones y realidades

Ruddy L. González

Las dos fuerzas políticas de la nación, el PLD y el PRM, el Gobierno, la Junta Central Electoral, la cúpula empresarial, la Iglesia católica y los protestantes y la generalidad de los estamentos que conforman la sociedad civil, incluyendo los jóvenes de la Plaza de la Bandera, apuestan a las elecciones.

La Junta anda sobre los pasos de los errores para garantizar que el 15 de marzo y el 17 de mayo la población pueda ejercer con el mínimo de confianza posible su derecho a elegir, frustrado el pasado 16 de febrero. Por ello creo que las protestas realizadas a lo largo de las últimas dos semanas, estridentes, persistentes y pacíficas, constituyeron la válvula de escape de mucha gente que se siente frustrada por los engaños, las trapisondas, apetencias desmedidas de la generalidad de nuestros políticos, todos, de todos los partidos. Aquí no habrá Primavera Árabe, ni Chile, ni Venezuela. Aquí habrá elecciones y democracia. La jauría mediática –grupúscuslos de frustrados fanáticos, mentirosos, enchinchadores, inescrupulosos, farsantes, extorsionadores, sediciosos- se mezcla con algunos que con aires doctorales y manidos perfiles de intelectuales, tienen el tupé de proclamar y exhibir una honradez y seriedad con la que pretenden enjuiciar y descalificar a los demás. Son trepadores que intentan colocarse por encima de la generalidad de la sociedad, conformando una claque que engaña, hace coro y magnifica situaciones en procura de sus beneficios, de acumular fortunas bajo el chantaje y el temor, imponiendo el miedo con la amenaza de la diatriba de baja estofa.